Atletismo, evolucionar sin planificación pero con sentido común

Partiendo de la base de que estoy en contra de las planificaciones estándares y generales, ya que a unas personas le irán bien, a otras regular y a otras mal, hay una manera de entrenar, donde con sentido común y teniendo unos principios claros podemos evolucionar, no tanto como con una planificación personalizada, pero sí más que siguiendo una que hemos encontrado en Internet.

Lo primero, bajo mi punto de vista que debemos utilizar es pulsómetro y si es con GPS, mejor. La élite o semi/élite entrena por tiempos, porque su máxima finalidad es restar segundos al crono, y “mueren” para conseguirlos, pero para el resto de mortales, la finalidad es la de evolucionar y preservar muestra “maquinaria”. Dependiendo de la distancia que nos estemos preparando, nuestro trabajo debe estar formado entre un 75 o 80% de trabajo en zona 2, y la mayoría en zona 3, sigamos en una horquilla entre nuestro 70 a 80 % de nuestra fcmax. En esta horquilla de pulso nuestro cuerpo siempre mejora física y cardiovascularmente. Pero ojo, de la real, no de la teórica (test de Cooper o prueba de esfuerzo). Imaginar una persona que tenga una fcmax teórica de 180 ppm y su organismo, por diversas circunstancias no supere las 170 ppm, un entrenamiento al 80% le supondría un sobre esfuerzo y estaría trabajando en zona 4, cerca del 90%.

Lo segundo que deberíamos incluir son entrenamientos progresivos y en progresión inversa, para adaptar a nuestro organismo y musculatura y mejorar nuestro sistema anaeróbico.Progresivos, podrían ser 10/12/15 km, empezando con ritmo suave y cada km ir restando segundos al crono, hasta terminar el ultimo km en un ritmo igual o inferior al de una 10k. Después haríamos uno de vuelta a la calma. Y de progresión inversa, serian después de un buen calentamiento, empezar ya fuerte el primer km y llegar a la mitad del entrenamiento en progresión de tiempos y a partir de ahí ir haciendo los km más lentos progresivamente, hasta el final.

Con estos dos tipos de progresiones, conseguimos muchas adaptaciones, físicas y mentales, además aprendemos a gestionar ritmos, cosa que nos hará más fuertes en carrera, ya que podremos elegir según la circunstancia de carrera sin morir en el intento.

ORDESA

Y por último, ¡las famosas series y cuestas! Lo mas importante es ir en progresión, empezar con series cortas con bastante recuperación y poco a poco ir sumando distancia, después ir bajando recuperación, pero solo si comprobamos que recuperamos mejor ( 30/40 ppm) y muy importante, cuando los tiempos de una serie ya son más altos que el de las anteriores, significa que nuestro cuerpo ya ha dicho basta y lo debemos de dejar, sea la serie que sea, no sirve de nada cuando el cuerpo ya no rinde. Las series en cuesta tienen muchas ventajas, además de la potenciación muscular y la adaptación anaeróbica, por la posición inclinada del cuerpo, se potencia el apoyo de metatarsos y el impulso desde el tobillo, lo que nos hará más fuertes.

 

Dejaríamos los entrenamientos en Zona 2, sobre 70% o inferior para regeneración post competición o como ejercicio no exigente para quema de calorías sin repercusión física.

Recordad,  en las planificaciones lo mas importante además del criterio del entrenador, es el principio de individualidad y cualquier planificación que se precie debe de ser variable y adaptarse a la persona según su evolución.

logoENTERO

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *