Espacio dedicado a que el corredor popular escriba su historia. Lo que le mueve a correr, sus miedos, manías, experiencias.

Se puede correr en cualquier sitio, sólo te hacen falta las ganas y zapatillas

Siempre me acordaré del primer día que me calcé las zapatillas y salí a correr hace año y medio. Cuando llegué a casa se rieron de mí, ¡pero si no has hecho ni un kilómetro! Esas palabras las tengo grabadas a fuego y hoy me doy cuenta de que se puede correr en cualquier sitio, sólo te hacen falta las ganas y zapatillas.

Huyendo del stress,  y en busca de esas endorfinas de la felicidad, de las cuales oía tanto hablar, superé mis miedos y poco a poco eran más los km. que completaba.x

Era cierto,  me encontraba a gusto dando zancadas, por la huerta de Alboraya o por las playas de Alicante, se puede correr en cualquier sitio, solo te hacen falta las ganas y tus zapatillas. Estés donde estés, cada camino te aporta una cosa, el olor de los campos, el sonido de las olas, las caras conocidas de corredores habituales que te saludan y te dan ánimos con la mirada “venga que ya lo tienes.” Creo que ahora soy mas receptiva a todos esos pequeños detalles, la carga de endorfinas es tan necesaria…

Circuito DP

Poco a poco me enganché al running a las carreritas populares,  y empecé con 5km, 7km y mi gran reto, la primera 10k y en mi pueblo, Alborada contra el Cáncer,  en el 2013.

Por suerte, cuento con la amistad de un gran corredor, Luis Félix, que me animó, al igual que su hermana, a seguir corriendo. He ganado mucho, gracias al running, me encontré compartiendo afición con amigos que hacía más de 20 años que no veía. Es una gozada el encontrarte con todos los corredores, sean de élite o no,  y vivir el gran ambiente de las carreras, de los momentos previos, durante y llegando a meta.

Hoy ya son unas cuantas de 15km y me encuentro con ganas de seguir, es cierto que esto de correr engancha.

15k Nocturna J

Lo mejor, que la gente confía en mi y me animan a la Media Maratón, así que ahí estoy, inscrita ya. Nos vemos en Octubre y espero no defraudar a todos aquellos que me apoyan, que son muchos. Os veo en la meta.

Un abrazo a todos!!!!!

Marga Martí

Mi luna de miel fue hacer la Marathon Des Sables

Mi nombre es Isa, tengo 29 años, hace tres meses participe en la Marathon Des Sables, sin experiencia a penas en correr, lo máximo que he llegado hacer son unas cuantas carreras de 10 km y una de 18km por montaña. Todo empezó cuando conocí a David, él es un maratoniano experimentado, con más de 20 maratones a sus espaldas, muchísimas más en medias maratones, un par de ironman… Ambos estábamos mal sentimentalmente y sin esperarlo…nos enamoramos, seguramente coincidimos millones de veces en carreras, pues mi anterior pareja corría, pero no nos conocimos hasta coincidir en un puesto de trabajo, en un tienda de artículos de running, ahí empezamos a congeniar muy bien y me animó a llevarme a correr… y casi sin entrenar me llevo hacer mi primer 10km a la Divina Pastora en Valencia, de esto hace dos años.

P4070090

En el 2013 David se fue hacer la Marathon Des Sables, yo lo seguía desde casa, es muy buen corredor, pero su defecto es no preparar las competiciones que hace, aun así le salen casi todas genial, y quedo entre los 150 primeros de unos 1.050 participantes de todo el mundo.

Al cabo de unos meses de que ya volviera, le comenté que este año me tocaba a mi irme hacer alguna locura sola. Cuando le dije que esta vez iba a ser yo la que me iba a la Marathon Des Sables, me dijo que ni loca. Yo le dije: “pues si no me dejas sola, acompáñame” y lo que me dijo él fue:” pues cásate conmigo y que sea nuestra luna de miel”.

Sobra decir que le dije que sí. ¡Vaya locura! casarme e irme hacer la Marathon Des Sables sin apenas experiencia en correr. Cuando lo asimilé, lo publicamos en las redes sociales y fueron pocos los que creían en mi (normal). Unos me animaron y otros despotricaron, lo fuerte es que la gente que no te quiere es la que más te sigue.

La «preparación» en menos de un año fue muy dura, sólo me entrenaba él, con el trabajo era muy difícil, también muy difícil el tema económico ya que eran dos inscripciones y es muy cara, hicimos lotería del sorteo del niño y eso pues nos ayudo un poquito.

P4110171 - copia

En el tema entreno había de todo, tocábamos montaña, playa, había días muy motivadores y otros en los que no te apetecía entrenar 50km con 9kg en la espalda, pero se tenía que hacer, ya que la Marathon Des Sables son 6 etapas, y en total haces 250 km con tu mochila en autosuficiencia. Así que llegó finales de Marzo, la boda…preciosa, muy nerviosa ya que en unos días partíamos hacía mi locura…mía, porque David no quería volver a correrla y le medio obligué. La prueba de Marathon Des Sables es lo más maravilloso del mundo que he hecho y haré jamás, dicen que olvidas lo duro que es, pero yo aún lo recuerdo como si fuera ayer, viví momentos muy especiales con David que jamás olvidaré, llegar arriba de una súper duna después de 42 km, destrozados, empezando desde las 9 de la mañana a 50º de temperatura y ver el campamento, que ya ves que acabas esa etapa.

Lloramos abrazados de alegría, de pena, de dolor, de que lo he conseguido, terminar una etapa más y así fueron sucediendo los días, los dos últimas etapas de 81 km y 42 km las pasé con fiebre, se me infectó una súper ampolla, caminaba muy coja y ya me era imposible correr, caminar se hacía muy difícil pero terminé por cabezona todas las etapas.

La gente que nos quiere me animó muchísimo por correo que nos entregaban allí al finalizar cada etapa, fue un chute genial para la siguiente etapa. Fuimos los «mimamos» de la marathon por ser nuestra luna de miel. La experiencia más dura y más bonita que hemos vivido David y yo.

Repetiríamos sin duda la experiencia…

Otro corredor más del montón

Hoy Miguel Ángel (Cádiz), corredor de Ultra Trail de larga distancia, nos cuenta su trayectoria, rituales, su lema…

Es padre un niño de 18 meses y trabaja 12 horas fuera de casa

Mi trayectoria: Mi historia es rápida y sencilla, empiezo a correr por mi sobrepeso, hace ya como unos 6 años creo  recordar. Empecé con las carreras populares de no más de 10 kilómetros, que para mí ya era una odisea, a raíz de esto empiezo a conocer amigos que practican el senderismo, me uno a ellos y empiezo hacer caminatas largas, de aquí paso a las travesías de resistencia, y completo durante 3 años seguidos 2010/2011/2012, la CATR (Copa Andaluza de Travesías de Resistencia), y las voy compaginando con alguna carrera por montaña. En 2011, hago mi primer 101 km, y la termino, muerto pero la termino. Eso de carreras largas y sufrimiento me gusto, así que a partir de este momento, no he fallado ninguna 101 Legión y me dedico más a las Ultras de larga distancia, que voy combinando con carreras por montaña, actualmente es lo que practico, pruebas de larga distancia y las alterno con las CxM.

IMG-20140706-WA0008

En resumidas cuentas, esa es mi historia de cómo me hice un corredor de montaña del montón, del montón aunque normalmente acabo todas las pruebas, casi siempre en medio de la clasificación, pero bueno las acabo que es lo importante. El superarse a uno mismo día a día.

Motivos para correr: el motivo fundamental es para mantenerme en mi peso, pero también por esos ratos que echas con los amigos, para contar batallitas, las penas de cada uno y después poder tomarnos unas cervezas, eso no tiene precio.

Rituales en carrera: Siempre llevo conmigo unas medallitas que me regalo mi madre cuando era pequeño. Y si se puede la familia me acompaña, es lo primero. Y sin que se entere nadie, soy fumador y cuando voy hacer una prueba de más de 50 kilómetros o llevo el tabaco encima o no termino, pero esto mejor que no salga, no está bien visto que un corredor del montón fume ¿no?.

Cuando entreno: Normalmente cuando salgo del trabajo a las 8 de la tarde, un día si un día no, el día que no entreno lo dedico a mi niño de 18 meses. Y luego normalmente los sábados o domingos solemos hacer alguna ruta entre 30/50 kilómetros, eso si salimos de madrugada casi siempre, para tener la mañana libre y poder estar con la familia. Nada de gimnasio ni nada, monte y mucho monte.

IMG-20131027-WA0008

Un lema: Si empiezo a sufrir abandono, para sufrir ya tenemos el día a día, a las carreras se va a disfrutar. Este lema lo cumplo al pie de la letra.

Me enteré de que yo había “Born to run” algo tarde

Me enteré de que yo había “Born to run” algo tarde es la historia que hoy Txabi quiere compartir con todos nosotros. Así nos la cuenta:

Sí, porque no me di cuenta de ello hasta mis 51 años. Y, ya se sabe, en esto del correr es como el rascar: todo es empezar.

Un día de verano, con unos amigos de la infancia, nos propusimos -para el verano siguiente- subir al Kilimanjaro. Y yo, que tenía unas piernecitas de alambre (tipo el legendario Fido Dido) decidí apuntarme a un gimnasio (el 31 de diciembre de 2005 a las 21,15 horas, todo una declaración de intenciones) para reforzarlas. Y lo conseguí (… lo que no llegamos a hacer nunca fue ir al Kilimanjaro).

ABRIL 2014 020

Mi primera experiencia en carreras populares fue justamente dos años después, el 31 de diciembre del 2007 en “La Cursa dels Nassos” (54:22), con unas zapatillas Wilson de jugar a tenis, y sin haber corrido nunca antes más de 4 km. Pero aquello ya fue el inicio de un no parar. Antes de un año y medio ya disputaba mi primera Media Maratón (también sin haber corrido nunca antes más de 10 km) en 1:54:03. Y seguí acumulando carreras. Entrenar, entreno poco, muy poco; pero competir -conmigo mismo- eso sí.

Entre carreras de 10 km., medias maratones y maratones, “mi cosecha” hasta 2013 ha sido:

7 en 2008, 15 en 2009 (con “casi” Media Maratón de Nueva York incluida y por sorpresa) 17 en 2010, 11 en 2011, 16 en 2012… y 25 en 2013 (una pasada de año a nivel de competición y de resultados).

En mi periplo como corredor popular hay una fecha que marca un punto de inflexión: Septiembre 2010. Porque, sin haber corrido nunca antes más que medias maratones, me planté en BERLÍN para correr  MI PRIMERA MARATÓN (… y acabarla en un dignísimo tiempo de 4:13:29 a mis 53 años), una primera maratón corrida bajo la lluvia, de principio a fin.

ABRIL 2014 007

Plantarte en una Maratón, la primera, y lejos de casa, sin haberla preparado, es algo que no le aconsejo a nadie. ¿Por qué lo hice? ni yo mismo me lo sé responder aun ahora. En principio, iba a ir para vivir el ambiente y lograr hacer la mitad del recorrido (media maratón); pero el ambiente era tan y tan brutal y me encontré tan y tan bien (cada 10 km los iba corriendo cada vez más rápido que los 10 km anteriores) que fui tirando, tirando, tirando… hasta que vi, al final de la larga avenida, la impresionante Puerta de Brandemburgo. Inenarrables las sensaciones en ese momento mágico, indescriptible; otra cosa fue el creer que la Maratón terminaba al pasar por debajo de ella, por lo que -equivocadamente- das un último esfuerzo, apretando y sacando fuerzas de donde ya no quedan… cuando ves, dramáticamente ¡ que la línea de meta está todavía unos trescientos metros más adelante !.

Correr me ha cambiado la vida. Llevaba años y años “apalancado” y la frustrada expedición al Kilimanjaro me cambió la vida. Desde aquel lejano 31-12-2007 hasta abril de este año (en la Cursa dels Bombers ) 100 carreras de todo tipo acumulaban mis piernas…

TRIBANDA TEAM 4

Firmado Speedy Txbi

Es la historia de mucha gente

Es la historia de mucha gente. Primero la vida sedentaria, el sobrepeso, el tabaco, el descuido de la propia salud. El cambio se produjo como las piezas de un dominó, que caen empujando unas a otras inexorablemente. Sin darme cuenta, poco a poco, hasta completar un giro completo que me ha llevado de un extremo a otro, o quizá, de un tipo de exceso a otro.

Andaría ya por los ciento diez kilos. Andaría por los cincuenta cigarros diarios, con un patrón de respiración bastante restrictivo ya. Andaría por el camino que lleva a la enfermedad y al deterioro con amplias zancadas, cada vez más torpe, más obeso, más descuidado, cuando decidí dejar el tabaco (la primera pieza del dominó que cayó) hace casi exactamente una década, el 10 de agosto de 2004 dejé de fumar y, para mi completo horror, engordé aún más con la inevitable ansiedad que acompaña a ese enorme esfuerzo, quizá el más grande de todos. El resto de los cambios, fueron tan inevitables como fáciles.

ultra trail

Después me puse en manos de mi nutricionista. En estos casos un dietista nutricionista que te ayude a cambiar hábitos de vida es el único camino a seguir. Todas las dietas, todas las modas, al cabo de un tiempo fracasan sin remedio. En apenas diez meses perdí treinta kilos y decidí, siguiendo el consejo de mi nutricionista, empezar a hacer un poco deporte para mantenerme. Me inscribí con un amigo a la San Silvestre de Getafe, para motivarme.

¡Qué horror! ¿Quién puede correr por gusto? Me preguntaba congestionado a los cinco minutos de haber empezado. El primer día cinco minutos corriendo, cinco andando, otros cinco corriendo y a casa. Jamás podría acabar una carrera de diez kilómetros. Era para otro tipo de gente, para los cachitas flaquitos que me pasaban como balas. Esos que seguro que llevaban toda la vida haciéndolo…

Por supuesto acabé mi “Sansil”. No sé en qué momento, los últimos días de 2005 ya había hecho el cambio en mi mente y pensaba “tengo que comprarme unas zapatillas mejores si quiero hacer un medio maratón”… y claro que cayó una media (la de Latina fue la primera), y después el MAPOMA, para cruzar la delgada línea roja que separa en tu mente, solamente en tu mente, el verte a ti mismo como maratoniano.

Y no acabó aquí la cosa. Podría haber acabado aquí, pero probé las mieles de la carrera de montaña en el Maratón Alpino Madrileño, y después de eso el ambiente de la montaña, el ritmo o la ausencia de ritmo que impone la orografía, las cuestas, las bajadas, las zonas difíciles, las pistas disfrutonas por bosques sombreados, los días de lluvia y nieve por el campo, el sol abrasador… al final eliges la forma de correr, el tipo de carrera que te gusta por cómo te gusta entrenar.

sobrepeso

Yo soy un diesel, un trotón, un “mente fría”, por lo que era inevitable (una vez más) que siguieran cayendo fichas de dominó, cada una tirada por la anterior, obligadas por la gravedad. La siguiente pieza era el ultratrail, el ir más allá de los 42.195 metros, el echar medio día subiendo y bajando y llegar exhausto y feliz a una meta en la que ser “finisher”, “acabador” es el premio que recibe desde el primero hasta el último. Un deporte de equipo en el que a veces no sabes con qué equipo vas a ir hasta que no llevas doce horas corriendo. Quienes van a ser los desconocidos que se conviertan en amigos entrañables después de sesenta, de cien kilómetros.

De ciento sesenta y ocho kilómetros con diez mil metros de desnivel positivo acumulado (y otros tantos negativos). Los del Ultra Trail del Mont Blanc al que iré a correr en agosto, diez increíbles años después que nunca imaginé.

Manuel García Ortiz

NUEVOÚLTIMA TEMPORADA

Un ultra trail es un viaje interior, es un morir y un renacer

Soy una persona normal, con 41 años, trabajo a turnos, tengo una hija pequeña, vamos, que tiempo no me sobra….algunos podrían pensar que correr es añadir más estrés a mi vida, pero correr es mi válvula de escape, es Ese momento donde todo tiene sentido y donde yo soy yo, donde me encuentro a mí mismo y donde soy feliz.

Empecé cómo todos, corriendo un par de kilómetros echando el hígado y maldiciendo. Pero poco a poco el gusanillo te va entrando y necesitas más. Sí, correr es una droga muy adictiva, provoca una abstinencia brutal, tanta que en mi caso, es frecuente que tenga que elegir entre dormir, comer o correr: y correr es siempre la prioridad. Pues aquellos dos kilómetros se fueron convirtiendo en 5, en 10, en 21, en 42…y cuando descubrí que podía unir mi pasión por correr, a mi pasión por la montaña, aquellos 42 kilómetros pasaron a ser 63, 73, 118….

trail running

Si algo he aprendido en todos estos años, es que no hay más límites que los que uno se pone en su cabeza. Es increíble la capacidad que el ser humano tiene para superarse; sólo hay que desearlo, confiar en uno mismo, y luchar para conseguirlo. Yo no soy especial, ni rápido, entreno cuando puedo sacrificando horas de sueño y platos de paella, pero amo lo que hago y me empeño con todas mis fuerzas en que mis sueños dejen de ser sueños para convertirse en realidad. Si hay algo que me fastidia, es escuchar tres palabras: “yo no podría”. Si cada vez que me han dicho eso me hubieran dado un euro, hoy sería millonario….¿cómo que no podrías?…¿estás seguro?…¿no podrías o no querrías?

Lo que más me apasiona de la montaña y de las carreras de larga distancia, es que es el mejor lugar para descubrir cómo eres en realidad. Cuando van pasando las horas y los kilómetros, cuando las cuestas se hacen eternas, cuando tu cuerpo te chilla para que pares y tú sigues, es ahí donde descubres quien eres. Me fascina correr de noche; jamás olvidaré aquella primera vez en total soledad en mitad del monte, rumbo a meta, con tu mundo resumido en ese pequeño círculo que el frontal señala delante de ti; esa mezcla de miedo ancestral a la oscuridad innata del ser humano, y esas ganas y esa pasión por demostrarte que eres capaz de superar tus miedos y de conseguir todo lo que te propongas. Cada día tengo más claro que un ultra es un viaje interior, es un morir y un renacer, es buscar una especie de zen. Y el momento en el que ya sabes que lo vas a conseguir, el momento en el que sabes que nada ni nadie te pararán, es un momento tan brutal que desearás vivirlo mil veces más. Quizás sea esa la razón por la que corro, por vivir ese pequeño momento de felicidad absoluta, ese momento donde todo tiene sentido.

Del primero al último, gracias

Hoy Sergio Sánchez quiere agradecer, con este post «Del primero al último, gracias«, a todos aquellos que le apoyan para poder hacer una de las cosas que más le gustan, correr.

Llegó el sábado otro más, tarde de calor y como no de carreras, esta vez tocaba en la Volta a Peu Albal 2014. Tocaba hacer una buena carrera tenía depositada mucha esperanza en esta carrera, después de tanto entrenamiento y tanto sacrificio.

historia de sergio sanchéz corredor popular

Se podía correr mas o menos cómodo para mi gusto a pesar del calor, me encuentro con Mario de la Escuela del Corredor me dice que van a hacer un grupito sub 4′ que si quería unirme a ellos y acepto tenía un poco mas fácil las cosas, corredores con experiencia y que te saben llevar a ritmo constante.

A las 19.30 se da la salida rápida toca remontar posiciones para hacer el grupito. Enseguida a la marcheta, tenía la sensación de ir incómodo me costó coger ritmo. Hasta el kilómetro 4 no fui cómodo, tanto que en el 2.5k me descolgué. Cuando llegamos al primer avituallamiento de carrera de nuevo juntos y nos pusimos a tirar, nos habíamos quedado solos, lo peor que nos podía pasar. Me dice que si quiero que tire para delante pero no lo tenía muy claro.

Al llegar al paso subterráneo Mario se queda y tiro para delante, sabía que si llegaba hasta el puente, todo lo demás era para abajo. Acabar los entrenamientos de Santa Ana a casa apretando me daba fuerza y confianza, no me lo pensé y tiré para delante, lo único malo el quedarse solo, sin nadie.

Entramos al pueblo y la piel de gallina la gente aplaudiendo y muchas caras conocidas dándome ánimo. Esto estaba casi, llegamos al polideportivo y la entrada espectacular últimos 100 metros de carrera, miro el crono y marcaba 37′ largos y con una sonrisa en la cara dije: ¡SI! Hoy es mi día. 38’20» 21 de la general y 4º local.

Crucé la meta y el primero que acudió a felicitarme Jose Antonio del C.A. Albal un gran atleta y gran persona. Mas tarde Aguilera y compañía me felicitaron, la verdad no podía pedir nada más. Estaba satisfecho.

Desde esta nueva entrada quiero agradecer a Amparo Rojas el apoyo que me da, el acompañarme cada fin de semana. Sin ella esto sería mucho más difícil. A todas esas personas que están detrás y saben lo que se sufre para llegar hasta aquí, por todo el apoyo que me ha faltado y he encontrado en vosotros. A Mario por llevarme a buen ritmo y compartir kilómetros (espero que nos queden muchos mas…) A Alen espero que queden muchas mas y sigamos con esta sana costumbre. Y todos los que se quedan sin nombrar que son muchos también, gracias.

En especial a Jose Antonio por la confianza depositada en mí frente a los nuevos proyectos que están por llegar. Y a todo el Club de Atletisme de Albal por esta Volta a Peu y por el trato recibido, del primero al último MUCHAS GRACIAS. Y FELICIDADES POR ESTA GRAN VOLTA A PEU. Espero compartir kilómetros y nuevos retos junto a esta gran familia en esta nueva aventura que comienza.

Si queréis seguir el blog de Sergio podéis hacerlo pinchando aquí y su Twitter @SeergioSaanchez

Crónica de un gran fondo con mucho sube y baja

Hoy Alejandro Gutiérrez Martínez nos relata su crónica del Gran Fondo de Turis, una carrera con mucho sube y baja.

El Gran Fondo de Turís se cruzaba en mi agenda de carreras por primera vez, y dadas las características del perfil (carrera durita), no he podido resistirme a participar. El recorrido constaba de una vuelta corta por el pueblo, y luego un recorrido por las afueras, primero bajada continúa hasta el 6,5 aproximadamente, y luego una fuerte subida hasta una urbanización cercana; y vuelta por el mismo camino.

Era una mañana soleada, ideal para correr, pero con ligeras rachas de viento que podía dificultar algo la carrera. A las 10 en punto se dio la salida; la primera vuelta por las estrechas calles del pueblo prácticamente a trompicones, tratando de adelantar a los corredores que iban a ritmos más lentos para evitar quedarme cortado y perder tiempo. Al paso por meta la carrera se fue abriendo poco a poco, a medida que enfilábamos hacia las afueras de Turís.

Hoy Alejandro Gutiérrez Martínez nos relata su crónica del Gran Fondo de Turis, una carrera con mucho sube y baja. El Gran Fondo de Turís se cruzaba en mi agenda de carreras por primera vez, y dadas las características del perfil (carrera durita), no he podido resistirme a participar. El recorrido constaba de una vuelta corta por el pueblo, y luego un recorrido por las afueras, primero bajada continúa hasta el 6,5 aproximadamente, y luego una fuerte subida hasta una urbanización cercana; y vuelta por el mismo camino. Era una mañana soleada, ideal para correr, pero con ligeras rachas de viento que podía dificultar algo la carrera. A las 10 en punto se dio la salida; la primera vuelta por las estrechas calles del pueblo prácticamente a trompicones, tratando de adelantar a los corredores que iban a ritmos más lentos para evitar quedarme cortado y perder tiempo. Al paso por meta la carrera se fue abriendo poco a poco, a medida que enfilábamos hacia las afueras de Turís. Hasta el Km 6 la carrera la carretera era prácticamente todo descenso, a excepción de una subidita en el Km 4. Durante este trayecto, me limité a marcar un buen ritmo y a conservar para las subidas que tenía por delante. Pasado el 6, venía la parte más dura de la carrera, una subida de cerca de 1,5 km con bastante pendiente, hasta una urbanización. Con algo de precaución inicié la subida, pero a medida que subía me iba encontrando mejor, así que me animé y empecé a apretar adelantando a varios corredores. A mitad de ascensión nos cruzamos con la cabeza de carrera que ya bajaba a ritmo endiablado. Con algo de sufrimiento al fin coroné la cima, y tras recorrer un tramo llano de cerca de 500 m., me lancé a por la bajada. Ahora tocaba volver por el mismo sitio hasta Turís. La bajada con buenas sensaciones, casi sin acusar el esfuerzo de las rampas al subir, y tras unos metros de llaneo, subidita hasta el pueblo, por la misma que antes habíamos bajado. En este tramo se notaba bastante el viento en contra y por momentos se hacía algo difícil correr. Ya en la subida, eché el resto y conseguí mantener un buen ritmo, y con mejores sensaciones de las esperadas, entré de nuevo en Turís. Tras unos metros de callejeo por el pueblo, aún en ligera subidita llegué a la plaza donde había empezado la batalla. Con respecto a la clasificación: Tiempo: 1:13:29 (a 4:26 m/Km) Puesto de llegada: 144 (386 llegados a meta) Tras la meta, un buen avituallamiento con agua, Aquarius y coca cola y una espectacular mesa con diferentes tipos de cocas dulces, para chuparse los dedos. En cuanto a la carrera, muy buenas sensaciones, de menos a más, respondiendo muy bien en las subidas y sobretodo en la parte final. Además, he conseguido MMP en esta distancia, así que muy contento. Destacar también la buena organización de la carrera y la atención al corredor después de la misma. Me la apunto en el calendario para próximas ediciones. Alejandro Gutiérrez Martínez

Hasta el Km 6 la carrera la carretera era prácticamente todo descenso, a excepción de una subidita en el Km 4. Durante este trayecto, me limité a marcar un buen ritmo y a conservar para las subidas que tenía por delante. Pasado el 6, venía la parte más dura de la carrera, una subida de cerca de 1,5 km con bastante pendiente, hasta una urbanización. Con algo de precaución inicié la subida, pero a medida que subía me iba encontrando mejor, así que me animé y empecé a apretar adelantando a varios corredores.

A mitad de ascensión nos cruzamos con la cabeza de carrera que ya bajaba a ritmo endiablado. Con algo de sufrimiento al fin coroné la cima, y tras recorrer un tramo llano de cerca de 500 m., me lancé a por la bajada. Ahora tocaba volver por el mismo sitio hasta Turís. La bajada con buenas sensaciones, casi sin acusar el esfuerzo de las rampas al subir, y tras unos metros de llaneo, subidita hasta el pueblo, por la misma que antes habíamos bajado. En este tramo se notaba bastante el viento en contra y por momentos se hacía algo difícil correr. Ya en la subida, eché el resto y conseguí mantener un buen ritmo, y con mejores sensaciones de las esperadas, entré de nuevo en Turís. Tras unos metros de callejeo por el pueblo, aún en ligera subidita llegué a la plaza donde había empezado la batalla. Con respecto a la clasificación:

Tiempo: 1:13:29 (a 4:26 m/Km)

Puesto de llegada: 144 (386 llegados a meta)

Tras la meta, un buen avituallamiento con agua, Aquarius y coca cola y una espectacular mesa con diferentes tipos de cocas dulces, para chuparse los dedos. En cuanto a la carrera, muy buenas sensaciones, de menos a más, respondiendo muy bien en las subidas y sobretodo en la parte final. Además, he conseguido MMP en esta distancia, así que muy contento. Destacar también la buena organización de la carrera y la atención al corredor después de la misma. Me la apunto en el calendario para próximas ediciones.

Alejandro Gutiérrez Martínez

No puedo dejar de correr

Mi nombre es Francisco Javier López, después de un gran periodo de sedentarismo físico (treinta años para ser exactos) comencé una vida totalmente diferente a la que estaba acostumbrado: dieta, ejercicio físico y ahora no puedo dejar de correr.

Empecé a correr para probar que resistencia tenía, que podía aguantar. Poco a poco iba aumentando el tiempo que aguantaba corriendo y poco a poco iba disminuyendo mi peso, recuerdo como me costaba aguantar veinte minutos, luego subí a veinticinco, treinta, treinta y cinco etc. En unos ocho meses había perdido treinta kilos gracias al ejercicio físico y a una alimentación saludable.

corredor popular

Después de casi ocho meses corriendo pero sin apuntarme a ninguna carrera popular decidí probar suerte, así que un  6 de Noviembre de 2011 con 31 años debuté en una carrera popular, fue en El Cabañal (Valencia) mucho antes de este momento veía las carreras desde “la barrera” recuerdo como me decía a mí mismo  “¿esta gente porque corre?”, Fue un día muy lluvioso en Valencia de camino a la carrera, mi padre y mi hermana me acompañaban, en el coche, me decían que llovía mucho, que hacía mucho frío, que no habría nadie en la línea de salida, pero al llegar allí estaban sorprendidos de toda la gente que había a pesar del mal tiempo, sinceramente a mí también me sorprendió. Está carrera no era más de seis kilómetros y mi media fue de 5:30 a mi me pareció una pasada, hoy en día estoy entre 4:15 y 4:20 que puede que no sea una gran media pero para mí es algo increíble e impensable hace muy poco.

Poco a poco la ambición y la pasión por correr fue a más, corriendo varias carreras de 6km otras de  10k y unas cuantas 15k, ya me atrevo con los medio maratones (he corrido más de diez)  y si no pasa nada en el mes de noviembre debutaré en mi primer maratón, me hace una gran ilusión!

Hoy en día me apunto a todas las carreras que puedo y otro de los beneficios que me ha dado este deporte ha sido conocer muchos pueblos o ciudades en sus carreras populares, correr por sus calles o por sus paisajes hace muchas veces centrarte en el paisaje y olvidarte de la carrera.

Correr ya forma parte de mi estilo de vida, cuando alguna vez he tenido que dejar de correr ya sea por enfermedad, por lesión, o por mal tiempo, noto como si me faltara algo, mas de tres días sin salir a trotar no puedo estar.

Francisco Javier López

Soy una Slow Runner Feliz

Hace poco me enteré por vosotros, al leer el testimonial de Johana Calvancanti, que soy una Slow Runner. Pero estoy feliz por ello.

Comenzamos dando paseos, esos paseos en los que la velocidad te permite ejercitar mas la conversación que las piernas.

“Correr es cosa de cobardes”. Eso es lo que dicen aquellos que no son lo suficientemente valientes para intentarlo.

soy una Slow Runner feliz

Las chicas nos apuntamos a la Carrera de la Mujer en Valencia. Nuestro debut. Corríamos por una buena causa, y además… ¡LO PASAMOS TAN BIEN JUNTAS!

Poco a poco fuimos alargándolos, impregnándolos de seriedad y añadiéndoles un punto de “velocidad”. Necesaria la constancia y el esfuerzo, para cumplir mi objetivo: 10K dentro de la Escuela Militar de Paracaidismo de Alcantarilla, junto con mi cari-cari, recién operado de cáncer.

Llegado el día y con todo el apoyo del resto del equipo: PRUEBA SUPERADA

A partir de esa, nos entró la fiebre, y nos apuntamos a todas las carreras populares que están a nuestro alcance. La mayoría colaboran con una buena causa, y nosotros ponemos nuestro granito de arena.

Para los que como yo, nunca se nos dio bien el deporte, esto es un gran reto, un gran esfuerzo, pero al finalizar, cansados y sudorosos, con la gran recompensa de haber conseguido llegar a la meta, nuestra meta. Quizás nunca gane una medalla, pero he conseguido sentirme capaz. Capaz de intentarlo y conseguirlo. Nunca nadie dijo que fuera a ser algo fácil, pero si enriquecedor.

slow runner feliz

El secreto es disfrutar de ello, de la compañía, del paisaje, del ambiente, descubrir el mundo que se abre ante nosotros y aprender de él, de mucha gente con lo que algunos llaman “limitaciones”, gente perseverante y luchadora, que nos podría dar muchas lecciones de valentía. Verles, esforzándose y con su sonrisa, nos hacen plantearnos que muchas veces las limitaciones están en nuestra mente.  

Cada cual busca el camino hacia la meta, y busca su meta particular, pero al final, ¿cuál es la meta? La meta es la felicidad, aunque cada uno la busque en algo diferente.

Mis tiempos mejor no os los digo, pero sí, soy una Slow Runner, pero no una cualquiera, soy una SLOW RUNNER FELIZ.

Sigo trotando junto a él, y junto a la que ya se ha convertido para mí en una gran familia, que está a mi lado en los malos momentos, tira de mí en los momentos de flaqueza y celebra mis triunfos como si fueran suyos.

Angelines Debón LaCruz