Espacio dedicado a que el corredor popular escriba su historia. Lo que le mueve a correr, sus miedos, manías, experiencias.

Corro para olvidar porqué corro

El otro día pensé que debía hacer ejercicio. Creo que fue un pensamiento en un momento de vaguedad extrema de mi pequeña neurona, la única que conservé de mi infancia y que antaño creí que funcionaba perfectamente. Supongo que el hecho de que el médico se empeñe en decirme que tengo hipercolesterol y que fumo debe haber influido un poco pero no lo tengo del todo claro jaja

Desde hace 3 días y tras comprar unas zapatillas de correr, (aclaro que ahora hay zapatillas para correr, zapatillas de paddle, las hay para andar, para jugar al fútbol sala, para jugar a petanca y para tirarlas a un malnacido/a que te dice mientras corres y con gran dosis de ironía fina: -¿Me llevas? -adornado con una sonrisa de……) he decidido practicar aquello de “Mens sana in corpore sano” y he empezado a sudar la gota gorda.

No sé por qué lo hago, de hecho si la memoria no me falla, la última vez que corrí algo fue hace 3 años en un partido de fútbol 7, donde terminé fundido. Si busco en la memoria, sinceramente no recuerdo cuando fue la última vez que corrí…. ¿En la mili?….. Puede ser (tenía 21 años).

 

Lo de si soy “Supinador o Pronador”, me lo comentó el de la tienda. Y yo que pensaba que eso sólo salía en el monólogo  de Leo Harlem sobre los deportes… Lo cierto es que le dije… “Yo ni lo uno, ni lo otro,…. porque cualquiera de las 2 cosas supone un incremento del precio de las zapatillas”. Joderrrrr, con lo bien que se corría antes con unas buenas zapatillas “Paredes” o las que fueran, ya que todas servían para correr. Ahora nooooooooooo. Ahora el correr es una historia complicada jaja…

En fin, que tengo agujetas hasta en el cogote, que mi ritmo de carrera es similar al de una tortuga con ciática y cuando llego al final de mi recorrido…., me da por pensar…. ¿Por qué?

Creo que poniéndome serio y trascendental y sabiendo que siempre queda bien decir eso de: “ Me voy a correr” , he pensado que hay más motivos que la salud y el hecho de poner en forma mi cuerpo oxidado, creo y me he dado cuenta que en esos minutos (porque de momento son eso, minutos) , en esos instantes mis pensamientos se centran en la respiración, en lo cansado que estoy , en el “capullo” que pensó lo de supinador y en mil cosas mas , entre las que esté el pensar, en que momento llegaré a casa de nuevo para descansar.

La conclusión que he sacado es que durante esos instantes, es que mientras corro no pienso en nada malo, no pienso en crisis, en trabajo ni en problemas. En el fondo creo que me he puesto a correr para escapar de mis pensamientos diarios y repetitivos, pensamientos que realmente no me hacen bien, es decir que realmente “Corro para olvidar porqué corro”, aunque ahora en estos precisos momentos, me he acordado de por qué lo hago…. En el fondo, no está tan mal.

Y ahora a esperar a ver cuanto dura mi experiencia deportiva… Se admiten apuestas.

Luis Garrigues

P.D. Esta historia fue escrita el pasado día  5 de Septiembre del 2013. A día de hoy, puedo decir que ya he corrido mi primera 15 k y mi objetivo es terminar la Media Maratón de Octubre. Lo mas importante es ¡¡¡ Sigo vivo!!! Y ahora feliz de haber dado el paso de comprarme aquellas  “zapas”.

Tu historia como corredor popular tiene premio

Modificación post: A fecha 15 de julio, os informamos que hemos conseguido las 10 historias y que ya tenemos a los 10 premiados, quedando esta promoción finalizada. Muchas gracias a todos los que habéis participado, os estamos muy agradecidos.

Como algunos de vosotros sabéis, desde 42K hemos abierto un espacio dedicado a publicar vuestras historias como corredores populares.

Con motivo de esta iniciativa hemos decidido regalar 10 camisetas como éstas a las próximas 10 historias.
camisetas running

¿Cómo poder acceder al premio?

  1. Escribe un artículo de entre 400-500 palabras. Extensión aproximada de un folio.
  2. Danos un titular para tu artículo.
  3. Mándanos un par de fotos para adjuntar a tu artículo. (Las fotos que sean tuyas donde se demuestre que eres corredor popular, triatleta,…)
  4. Envía todo esto a socialmedia@42krunning.com y revisaremos que cumple con los requisitos.

No te preocupes si llevas poco tiempo corriendo, si nunca has ganado ninguna carrera, si eres de los que le sigue el coche escoba,… porque  no buscamos estrellas mediáticas, queremos al padre o madre de familia que trabaja de sol a sol y que saca hueco de donde puede para hacer unos kilómetros, queremos a las personas de más de 60, 70 u 80 años que siguen corriendo porque no pueden dejar de hacerlo, porque hay algo que les mueve a ello.

“Si te consideras corredor popular este es tu espacio”

Queremos conoceros, saber de vuestras experiencias como corredores populares, que nos contéis por qué corréis, qué os aporta, cuáles son vuestros rituales antes de las carreras, vuestros miedos, manías, vuestra mejor o peor experiencia… Como veis, el tema es libre.

En este enlace podéis ver los diferentes testimoniales o historias que hemos ido recibiendo durante este mes.

Hay cientos de motivos que nos mueven a correr: estar más fuertes, adelgazar, quitarnos estrés, reunirnos con nuestros amigos en los entrenamientos, salir de casa, demostrarnos que podemos con aquello que nos propongamos,…así que nos da igual tu sexo, tu edad, tu motivo,…aquí encontrarás siempre tu espacio.

 “Si quieres ser uno de nuestros protagonistas, envíanos tu historia  a socialmedia@42Krunning.com y te regalamos una camiseta 42K

Si quieres seguir nuestra actividad en redes sociales puedes hacerlo en Facebook y Twitter.

¡Están locos estos atletas!

Hoy os contamos la historia de Germán Tizón  uno de los fans de 42K en Facebook, uno de nuestros fans más activos.

Eso es lo que pensaba yo, que están locos estos atletas los corredores populares, cómodamente sentado en mi coche, o en la terracita de la cafetería mientras veía pasar a un corredor, y otro y otro. ¿Que le verán a esto de correr? Me preguntaba. Como dice aquel, cada loco…con su tema.

Pero uno va sumando años, y en aquel entonces más que años parecían piedras. Piedras que se iban acumulando, no sé la razón, en la panza. Y ya no era cuestión de años, Era meses, y al final casi semanas o días que parecía que algún extraño hechicero las había tomado con uno y se había propuesto encoger toda la ropa periódicamente. ¡Ay madre! ¡Ropa encogida! Pocas ganas de hacer nada, y el sofá cada día con más forma de mi cuerpo, como si de una escultura contemporánea, de estas que se ven en los museos y que muchas veces nos preguntamos que ser, se tratase. Y llegó el día. camisetas técnicas running

Año 2010. Día de verano. Aquel espejo reflejaba un hombre metido en grasillas. ¡Ay madre! Coche, tienda de deportes y lote completo: camiseta técnica, pantalón corto de running y zapatillas de running .Coche. Casa. A vestirse. Modo atleta ON. Vamos a ver que le ven estos locos que corren todos los días a esto. Es justo decir que me di un margen de una semana o así para seguir o abandonar. El primer día no sería decisivo. Ay madre!! Si que están locos!! Después de cinco minutos mi cuerpo clamaba volver al estado sofanil (eso sí que era vida!!).

Después de cinco minutos corriendo, ¿quién ha cambiado el aire que respiro por gas irritante? Agua, por favor!! Después de cinco minutos corriendo…no podía con mi culo!!! Para casa. Ducha (eso, no estuvo mal) Segundo día. Repetimos protocolo. Eso sí. La camiseta la había lavado el día anterior y en verano pronto seca. Diez minutos!! Ay madre!! A la ducha que eso si que mola!! Y poco a poco llegamos al fin de la semana donde aquello de correr parecía que a mi cuerpo le empezaba a «hacer gracia» Y pasaban las semanas, los meses y cada vez se hacía más necesario salir a correr. Y a la par uno se sentía más viso, más alegre, ¡más de todo!

El hechizo de la ropa desapareció y hasta llegó un momento que se volvió al revés. Ahora la ropa se hace cada vez más grande. Ay madre!! Y salir a correr se convirtió en una necesidad. De encontrarme conmigo mismo. De pensar. De relajarme y de darme el premio de una merecida ducha al acabar. Y empezaron las carreras populares. La primera con mucho miedo ya que no sabía si llegaría al fina. Creo que la noche anterior apenas dormí por la vergüenza de no poder acabar. Pero acabé esa y bastantes más que vinieron detrás, y que espero vengan. No hay ninguna pretensión en ir a «competir» a las carreras. O si. Acabar cada una. Disfrutarlas. Pasar un rato agradable con los demás corredores populares y poco a poco inculcar en mi hijo la necesidad de tener una vida saludable acompañada del deporte.

El sofá ha ido, el pobre, recuperando su forma primitiva. Mi «bella» figura de antaño ya no se plasma en él, por lo que definitivamente he abandonado es la opción de dedicarme al arte contemporáneo. Y si. Es verdad. Nos hemos distanciado. Lo he ido cambiando por el asfalto, los senderos, la playa… Es celoso, y de cuando en cuando también le doy algún achuchón. Pero ya no es lo mismo y él lo sabe.

He corrido carreras de 6K, de 10K, de 12K, de 14K, media maratón. Me falta la espinita de los 42K. ¿Quién sabe? algún día quizá me lo proponga. Eso sí, siempre con el apoyo de mi pareja y mi hijo, sin los cuales todo sería más difícil, ya que, no hay mayor premio que acabar una carrera y recibir besos y abrazos de los tuyos.

Germán Tizón

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

Aventuras de una Slow Runner

Cuando Loles Sancho me invitó a escribir este post pensé “¿Qué voy a escribir yo con lo lenta y mala que soy?” y le dije medio en broma “A no ser que los seguidores de 42K Running quieran escuchar las aventuras de una Slow Runner en el que el mayor reto es terminar una carrera de 10k”… y así surgió la idea de lo que vais a leer aquí.

¿Qué es un/a Slow Runner?

Un/a Slow Runner es aquél que:

  • Va al final del todo, cuando está en un club de running. Se esfuerza, entrena como todos pero no acaba de ir más rápido.
  • Nunca o pocas veces ha bajado de 6 min/Km. Cuando lo hace se siente tan feliz que parece que ha llegado el primero y probablemente ha estado entre los 5% más lentos.
  • Su mayor aspiración (por ahora) es terminar un 10k por debajo de 1h (yo todavía no lo he conseguido… hay un casi pero todavía no).
  • Al costar tanto ir más rápido, 10k todavía siguen siendo un desafío y el próximo reto, una media, parece muy lejano.

Por estos 4 puntos, es fácil detectar una #slowrunner. Hay algunas frustraciones en ser una slow runner pero empezaré por las cosas buenas, que superan muchísimo a las malas.

Vamos por el principio, me presento:

Soy Johana Cavalcanti, profesional del Marketing en un Grupo Hostelero, tengo 38 años y hace 1 año y medio que me he apuntado al running. ¿Por qué? Pues porque estaba gorda y fumaba como una condenada a muerte que tenía en el tabaco su mejor amigo. Creo que hay poca gente que fumase más que yo. Ahora peso 9kg menos,  dejé de fumar y empecé a correr inmediatamente. Cuando empecé creí que correr más de 15min seguidos era imposible. Me descargué una aplicación para “aprender a correr” de estas que te hacen un plan de entrenamiento para correr 5k en 12 semanas. El primer día sólo tenía que correr 60 segundos seguidos y después otros 90 segundos caminando y confieso que me ahogaba en el segundo 50 pero seguí y conseguí mi primer reto, correr 5k. Después de eso he mejorado, pero muy poco. Para entonces corría a un ritmo de 7.20min/km ahora lo hago a 6.20min/km en los días buenos. Llegué a bajar de los 6 un día, antes de navidades, pero aquella fue la única vez y aunque sigo intentándolo, no parece que volverá a pasar muy pronto.

Este ha sido mi principio.

Y podéis preguntar ¿por qué corres con lo mal que lo haces? Pues la respuesta es sencilla, me encanta. Y empieza el por qué:

  1. Me mantiene en muy buena forma física. Creo que nunca he estado mejor y estoy bordeando los 40.
  2. Respiro mejor
  3. Aunque no parezca, hace que intente mejorar día tras día y cuando logro algo que  me supone un reto me llena de orgullo
  4. Me siento libre. Es algo que hago por mi misma, puedo hacerlo solita y no necesito mucho
  5. Me permite (me obligo) a salir a la calle después de un día encerrada en la oficina
  6. Es un momento conmigo misma, donde me aclaro las ideas (y genero ideas)
  7. Conoces a gente interesante, sana y llenas de vida.
  8. Puedo llevar mis zapas y correr donde me dé la gana, independientemente del lugar del mundo donde esté. Mis zapas siempre tienen un espacio en la maleta.

Johana Cavalcanti, Slow RunnerSeguro que hay muchas ventajas más pero no os quiero aburrir. Sí, soy mala, lenta y normalmente llego la última, pero me gusta mucho y me lo paso bien.

Ahora las desventajas:

1 – Las lesiones… Creo que mi frágil cuerpecito de #slowrunner no está hecho para este deporte y cuando no es una cosa, es otra. Acabo de estar más de dos meses parada por una fascitis plantar y ahora estoy sufriendo para adaptarme a unas plantillas.

2 – El coste. No, no es barato como muchos quieren vender. Necesitas buenas zapatillas, ropa técnica, fisio, plantillas…

Pero la mayor desventaja y que muchas veces desanima a seguir es que, SÓLO OTRO SLOW RUNNER ENTIENDE QUÉ ES SER UN SLOW RUNNER.

Es común escuchar de un normal runner:

  • “No te preocupes, si vas a 6min/km podrás” y tú piensas “ostia, pero si 6 para mi es la ostia de rápido.
  • “Si subir la cuesta del Castillo es súper fácil” y tú piensas “pa ti, hombre, que no tienes ni mis piernecitas, ni mi pulmoncito ni mi corazoncito. A mí una cuesta me mata…
  • “No entiendo cómo después de tanto tiempo no vas más rápido” y tú piensas “pues yo tampoco y ¿qué quieres que haga?
  • “Que el sábado nos vamos de trail” y tú dices “Pues yo paso que como voy la última, me pierdo”… y te dicen “venga, vamos que será diver…” y tú piensas “pa ti que no te perderás… como me he perdido ya 3 veces, ya no voy…”
  • “En tres meses puedes hacer una media”… y tú piensas: Ni en 3 ni en 6… si todavía me muero para terminar 10k ¿cuánto tengo que entrenar para hacer 21k?

Estas cosas la verdad es que te hacen sentir mal… Crees que no vale la pena juntarte con los Normal Runner / Fast Runner porque no entienden lo duro que es para ti estos 10km que ellos hacen en un día normal de entreno, charlando y trotando más rápido que tu en un día de carrera… pero pasados 10min entiendes porque no te pueden entender y  sigues yendo estas dos veces a la semana con esta gente tan maravillosamente maja y sanas y que a pesar de que eres la peor y que no te entienden, siguen tratándote como se fueras una de ellos y sigues y vuelves y echas de menos cuando estás lesionada y no puedes ir.

Después de mucho tiempo siendo sólo dos #slowrunners, donde nos apoyábamos mutuamente Pili y yo, yo y Pili, ahora tenemos un grupito dentro del club de running del cual soy miembro. Y seguramente muchas de las chicas que ahora son slowrunner, mejorarán y pasarán al siguiente nivel, mientras yo me quedaré ahí, intentándolo, sin mucho éxito, pero pasándolo bien.

Bueno, esta es mi historia. Seguro que hay muchas como yo por ahí. Pero creo que muchas no siguen porque se pasan a otro deporte o se apuntan al GYM porque no se sienten entendidas… pero chicas, somos más de lo que pensamos, no hay que desistir.

Os dejo una colección de #gansotimes, otro hashtag que podéis seguir de mis aventuras de #slowrunner  y que ya es un ritual 😀

Mi madre empezó a correr durante la enfermad de mi padre

Hoy Yolanda, quiere homenajear a su madre contándonos esta conmovedora historia.

“Mi madre, Loli Álvarez,  tiene ahora 60 años. Hace aproximadamente dos años y medio, un doble cáncer terminal de páncreas y de pulmón, acabó con la vida de mi padre, que era una grandísima persona y que siempre nos aportaba mucha energía. El deseo de mi padre fue siempre fallecer en casa y mi madre respetó esta decisión y cuidó de él durante los 9 meses de vida que le quedaron desde el diagnóstico.

Como podéis imaginar esos meses no fueron fáciles, pero mi madre acometió esta ardua tarea con una valentía asombrosa hasta que una noche, mi padre falleció. Durante todo el proceso que implica esta enfermedad: nervios, médicos, morfina, etc.… mi madre empezó a correr carreras de 5 kilómetros con mi hermano y conmigo para poder evadirse, para intentar desconectar de esa maldita enfermedad que no sólo afecta a quien la padece, sino que también merma la vida de las personas que lo rodean.

loli alvarez

Poco a poco se fue aficionando al mundo del corredor popular que tanto nos aporta y que tanto engancha pasando a correr carreras de 10 km y entrenando tiradas largas asiduamente, hasta que en febrero del 2014 mi madre y yo corrimos la Media Maratón de Barcelona juntas.

Acometimos estos 21 km como un gran reto que incluso nos quitó alguna que otra noche de sueño pero al final, cuando cruzamos la meta (ella en menos tiempo que yo, unas magníficas 2h20 minutos) nos sentimos tremendamente bien. Ambas dedicamos este reto  a mi padre y aunque prometimos “nunca más” repetir semejante locura de kilómetros, estoy segura de que la edición del 2015 también nos espera para poder mejorar nuestro tiempo.

Mi madre, Loli Álvarez, ha recibido también varios premios por quedar primera o segunda en su categoría y lo que empezó como una diversión ha pasado a ser una pasión. Para mí, mi madre, siempre será un ejemplo a seguir.”

Las fotos corresponden a la media maratón y al último premio que ha recibido en la Canet Race de 10km, donde quedó en segunda posición de su categoría.

Era adicto al tabaco, ahora lo soy al running

Manolo Tórtola es analista web y nos cuenta como dejó una adicción para coger otra mucho más sana.

Lo tengo que admitir, soy adicto al running, así, con todas las letras. Y lo sé porque he sido adicto al tabaco durante más de 20 años así que  sé de lo que hablo. Y si no he pasado a drogas más duras es porque me conozco e imagino que me engancharía con bastante facilidad.

Y esta confesión, ¿a santo de qué viene? ¿No es este un blog dedicado a los corredores populares, a las carreras, al running en definitiva? Pues sí, lo es y es que yo soy adicto a las endorfinas. Esa sustancia mágica que se libera cuando acabas de correr y que constantemente vuelves a buscar porque te engancha.

Y estas últimas semanas me he dado cuenta de cuan enganchado estoy. Estoy lesionado. Una sobrecarga en el gemelo que me tiene en el dique seco tres semanas. Es la primera vez que me pasa en cuatro años, los cuatro años que llevo corriendo.

Empecé a correr por una apuesta, por un ¿a que no hay lo que hay que tener para correr una media maratón dentro de cuatro meses? Y claro, la testosterona también es complicada de gestionar, así que desde esa primera media maratón en Valencia, han caído cuatro más, unos cuantos 10 y  15k, y claro como una cosa te lleva a otra pues  dos maratones. Pufff, endorfinas, testosterona, demasiada química…

manolo tortola

Durante estos cuatro años me han pasado bastantes cosas, me han despedido, he engrosado las listas del paro, me he reciclado profesionalmente y he dado un giro de 180 grados a mi vida laboral, he conocido gente fantástica, me he llevado alguna decepción que otra, pero una de las cosas que me ha acompañado en este camino, que me  ha acompañado ha sido el calzarme las zapatillas y salir al río a correr.

Disfruto  corriendo, sufro corriendo, disfruto sufriendo. Los entrenamientos son “mi” tiempo, donde nada ni nadie me molesta aunque vaya acompañado. Me gusta correr con gente, pero no en manada y me gusta correr solo, es más, necesito correr solo de vez en cuando. Cuando corro solo me olvido de todo lo que me rodea, me voy de viaje, interior, pero viaje. Ha habido muchas salidas en las que cuando he acabado apenas recordaba nada de lo que había estado pensando, mi mente se había quedado en blanco.

Y ahora lo echo de menos, necesito volver a correr, necesito sudar, necesito esas charlas que mantengo con mi compi habitual de entrenes en las tiradas largas, necesito marcarme una meta (¿tal vez hacer la media maratón de Valencia entre 1h30’ y 1h35’?), necesito volver a esa autopista del corredor en que se ha convertido el viejo cauce del río, necesito subir las pulsaciones.

En resumen tengo MONOOOOOO!!!!!

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

Las madres y abuelas runners queremos ser ejemplo para nuestras hijas y nietas.

Maite Orduña es consultora en Innovación Comercial, corredora popular, madre y abuela 2.0 que podrás encontrar en multitud de redes sociales. Maite nos brinda su historia para 42K Running.

Quiero dedicar este post a la Categoría Master50 Femenina.

El pasado sábado participé con la misma ilusión que en la primera carrera en la 15K Nocturna de Valencia. Tan sólo hace 2 años y medio que empecé a correr y he participado en muchas carreras populares del circuito de Valencia y de la Diputación de la Comunidad Valenciana. Cuanto mejor era la evolución mayores eran los objetivos que me marcaba. Empiezas con 5K, después 10k, te pruebas en una media y al final aceptas el reto de una Maratón y cuándo lo consigues te sientes muy bien. Sin embargo, en las carreras de medio fondo me llama mucho la atención la categoría Master 50 Femenino. Mujeres de entre 50 y 60 años que participan en las carreras populares, que somos madres y muchas abuelas. ¿Qué nos mueve a aceptar esos retos?

En la 15 K nocturna participamos 68 mujeres pertenecientes a dicha categoría y, por supuesto, no puedo hablar en nombre de todas, pero sí de las que me acompañan en mis retos.

abuelas runnners

Para unas madres y abuelas runners nuestro sentimiento es de superación, de satisfacción cuando logras tus objetivos, de sentir que queremos ser ejemplo para nuestras hijas y nietas.

Estamos sorprendidas de lo que somos capaces de hacer, con entrenamiento y mucha confianza en nosotras mismas. Tal vez, somos rebeldes queriendo demostrar a todos aquellos que nos dijeron que era imposible, que sí se puede. Nosotras podemos, no hay edad para empezar cualquier actividad, no hay edad para empezar a correr.

Sería poco honesto no decir que lo pasamos genial, corriendo junto a mujeres de todas las edades, que sudan y sufren con nosotras, que también se ponen a prueba y nos acompañan cuando alguna se lesiona.

Nos une el espíritu deportivo y compartimos los valores que el running transpira: esfuerzo, constancia, superación.

La 15K nocturna fue una carrera muy bonita. Ver las calles de Valencia tomadas por un serpiente multicolor de runners y multitud de personas animando, a pesar del calor y la humedad, es una gran experiencia.

Como en todas las carreras de medio fondo, siempre me hago la misma reflexión: Master 50 Femenino 68 participantes Master 60 Femenino 8 participantes. Un 1% sobre el total de 7.238 corredores y corredoras. Animaros chicas, se puede!

 

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

NUEVO

Mis objetivos: hacer 40 minutos en 10K y bajar de 1:45h en media maratón

Bueno mi historia como corredor popular empezó como me imagino igual que la de otros, empecé a salir todos los días a correr media hora por la mañana antes de ir a clase, sin controlar ritmos ni nada, ahora, me gusta correr Media Maratón.

Pero bueno esto vino derivado de que desde pequeño jugaba al fútbol, en los entrenamientos siempre al principio solíamos correr 30-50 minutos. Yo siempre era uno de los que iba delante del grupo llevando el ritmo y subiéndolo cada vez más. En verano cuando se terminaba la temporada salía de vez en cuando con la bicicleta.

Entonces un año me cansé y decidí dejar el fútbol, por aquel entonces tenía 16 años ahora estoy de camino a los 23. Dejé de hacer cualquier tipo de ejercicio, empecé a engordar y cada vez me veía peor, hasta que un día al año siguiente, decidí junto con 3 amigos  apuntarme al gimnasio, volví a correr en cinta a hacer elíptica, pesas, spinning… Ese año adelgacé unos 8 kilos.

bajar 10k de 40 minutosEl año siguiente empecé a jugar a fútbol, pero esta vez con los amigos que nos hicimos un equipo. Por lo cual estuve 2 años sólo con fútbol y gimnasio y el último año corriendo por las mañanas 30 minutos antes de ir a clase  volví a dejar de lado correr porque vino el invierno ese año hice mi primera carrera de 5 km en la de ponle freno y  terminé el año con mi primera San Silvestre Vallecana,  dejé de correr otra vez por el invierno.

Pero vino por fin vino el verano, de esto va a hacer ya dos años, y empecé a correr otra vez esta vez con la aplicación runtastic, con ritmos de 6 min/km pero cada vez iba bajando más los ritmos, mis entrenamientos iban cada vez más en serio, me apunté a la primera carrera de esa temporada y conseguí bajar de 50 min en 10 km!!

Y desde entonces lo único que me ha parado son algunas pequeñas lesiones o molestias. Cambié el runtastic por un reloj garmin más preciso y más cómodo. Decidí también abrir  mi blog ya que a mí me gusta antes de las carreras tener la información de los recorridos y cansado de no encontrar de alginas carrera decidí abrir este blog y publicar todas las carreras en las que voy participando y comento desde la organización del evento hasta el recorrido los puntos mas importantes a tener en cuenta e intento dar algunos consejillos.

Además este último año debido a una lesión también empecé a darle a los pedales, he hecho 2 duatlones con tiempos aceptables y me he subido ya dos puertos.

En octubre del año pasado también hice mi primera media maratón en 1:45 y no pude participar en la media de Madrid por estar lesionado.

Y mi última carrera de 10 km que hice fue la Liberty, la terminé en 42:57 que es mi mejor marca personal.

Ahora mis objetivos son hacer 40 minutos en 10 km y bajar de 1:45 en Media Maratón.

Y esa es mi humilde historia de corredor popular.

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

NUEVO

Noa, esta es tu maratón

Explicar por qué a veces nos planteamos un reto que te marca una vida no es tarea fácil. Solo sé que algunas decisiones hacen de ti una persona diferente y ya nunca vuelves a ser el que eras.

No pretendo robarle el tiempo a nadie, solo quiero contaros mi historia.

Mi nombre es Mónica, soy una mujer normal, casi entrada en los cuarenta, inquieta, impaciente, directa y amante de la adrenalina vital.  Soy cardióloga, de vocación y,  acostumbrada a un ritmo frenético, necesitaba un deporte repleto de fuerza para “soltar”, llenar espacios vacíos, renovar energías perdidas o simplemente dejar volar una mente estresada.

Empecé a correr casi por casualidad. Corría sin pulsómetro, sin rumbo, sin ritmo claro. Cada salida me insuflaba aire nuevo, me reseteaba, me apaciguaba…y así, como quien no quiere la cosa, me convertí en una “runner” o corredora popular. El correr se transformó en una forma de respirar, una necesidad.

En mayo del 2012, tome una decisión de esas que, como digo, encajan en tu camino, y lo cambian todo. Esa decisión, increíblemente especial, extraordinaria, me ha completado como persona: decidí ser madre soltera.

Estar embarazada no es algo sencillo, ni siquiera agradable, te cambia física y psicológicamente. Además las hormonas te vapulean sin cesar. Sin embargo, el embarazo es algo natural, tan natural como correr… así es que, junto a mi hija, continué corriendo, hasta casi el octavo mes de gestación, manteniendo la actividad y viviendo con tranquilidad cada kilómetro que recorría junto a ella. Contaros que, en cada movimiento,  ella se movía sigilosa y cómoda,  ambas notábamos plenitud y bienestar… Si eres corredora, me entenderás. Sabes que cuando todo va bien, desde las primeras visitas al ginecólogo, lo primero que preguntas es… ¿y puedo seguir corriendo? Y la sonrisa te sale cuando te contestan: “sin problema”.

El 20 de febrero del 2013  llegó Noa, con esa sonrisa inmensa que lo ilumina todo, sus mejillas sonrosadas y su cuerpecito repleto de energía. Supe, desde ese mismo instante, que había un antes y un después en mi vida. Emocionada, prometí brindarle mi corazón y enseñarle a vivir. Y le prometí una carrera, pero no una carrera cualquiera, sino una carrera “reina”, una maratón.

¿Cuándo volvería a correr? Me pregunté unos días después de parir. La adrenalina del parto, la necesidad de reanudar mi actividad, la urgencia de plantarme mis zapatillas y salir volando…Empecé a correr al mes. Pronto, muy pronto, cuando todavía el cuerpo no había vuelto a su posición inicial. Más adelante pagaría mi osadía.

maraton castellon

Empecé fuerte, demasiado fuerte. Entrené,  pese a la falta de sueño; un bebé que no duerme es algo que agota, y mucho…entrené pese a la lactancia materna…entrené pese a mis guardias, de 24 horas, mi trabajo y mis viajes laborales. Y entrené. Pero, como era de esperar, y posiblemente, arrastrando un problema muscular previo, me lesioné. Aún así, por inconsciencia, por orgullo, por coraje y quizás por irresponsabilidad…me planté con mis zapatillas en la maratón de Castellón del año 2013.

Decidida a retirarme, quise sentir el alboroto y las cosquillas en el estómago que solo un maratoniano entiende cuando suena el disparo de salida. Quería sentirlo. Y quería vibrar con el trote de miles de zapatillas deslizándose por el asfalto mientras la marea humana se abría camino hacia delante. Quería intentarlo con todas mis fuerzas…aguantar, hasta que ya no pudiese mas. Se lo debía.

Y empezó la carrera reina… y corrí.

Corrí, manteniendo ritmo. Corrí, oteando a la gente a ambos lados de la calle y sonriendo. Corrí, escuchando las bandas y tambores, la música, y los gritos de ánimo. Corrí…y  a mi vera, algunas personas entrañables, amigos, me acompañaron en cada zancada, compartiendo mi cara, mis gestos, mi ilusión y mi sufrimiento…y yo corrí…y claudicaba la pierna opuesta a la lesión para disimular que no dolía, compensando.

Y corrí… y al llegar al kilómetro 38, sabía que sí, que estaría ahí, hasta el final, pese a que la pierna empezó a doler, y a arrastrarse. No podía dejar de llorar. En ese momento, las fuerzas desaparecen, los músculos no los notas y el cuerpo se desconecta. La mente…es la que te lleva, te empuja, te hace grande y te recuerda que estás vivo. Y cuando alcanzas el kilómetro 42…entonces, solo entonces, sabes que lo has conseguido.

Nunca lo olvidare. Por ti, hija mía

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

NUEVO

La rendición no cabe en mi vocabulario

Francisco Gómez Hernández, edad 35 años. Trabaja realizando tareas de mantenimiento en unas instalaciones deportivas. Esposo y padre de dos hijos.

corredor popular

Practico triatlón desde hace aproximadamente 2 años, aunque mi experiencia es bastante dilatada, desde el principio me incliné a pruebas de Media distancia y distancia Ironman. Como en cualquier otro deporte es fundamental la alimentación, el descanso y el buen entrenamiento, pero sobretodo y lo más importante para mí la satisfacción personal de conseguir un reto.

Yo personalmente no sigo una dieta específica, simplemente como de todo en proporciones normales, mucha fruta, verduras, pasta…también es muy importante la hidratación, antes durante y después de cada competición, como en el día a día.

Hasta el momento he conseguido terminar todas las pruebas que he disputado, ese es el principal objetivo, cuando llega la gran batalla con la mente y te invaden las ideas negativas, » no lo vas a conseguir», «estoy demasiado cansado» , «no aguanto este ritmo» «porque me meto en estas cosas»….intento pensar en ese último kilómetro de competición , el arco de meta al fondo, un pasillo de gente animando, la familia esperando, tantos y tantos entrenamientos…el aspecto psicológico también juega un papel importante, yo siempre acudo a la misma frase, » obligado cruzar la línea de meta».

Siempre he creído en el trabajo, el esfuerzo y el respeto, bases fundamentales para conseguir un objetivo, no suelo creer en la suerte, mi único temor son las lesiones, como cualquier deportista supongo.

De cada prueba realizada te llevas un recuerdo, en ocasiones buenos en otras no tanto, pero hay que estar preparado para todo, disfrutar de lo que uno hace sin esperar que la gente lo entienda, y sobretodo nunca obsesionarse, soy un aficionado al deporte con mi trabajo, mi familia…intento sacar el tiempo para entrenar de dónde sea pero sin descuidar mis verdaderas obligaciones.

La rendición no cabe en mi vocabulario, si creo que puedo hacerlo, seguro que lo hago. Un saludo a todos  los amantes de los retos.

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com