Come correctamente para mejorar tu rendimiento deportivo

Siempre hablamos de temas de nutrición muy específicos (comparación entre alimentos, aprender a leer etiquetas, qué comer antes o después de entrenar, mitos de alimentación, recetas interesantes…) pero siempre se obvia un punto básico en el tema nutricional: ¿Para qué es importante una correcta alimentación? ¿Qué puedo mejorar si como correctamente?

Si comes correctamente, logras beneficios en tres áreas: salud, rendimiento deportivo y aspecto físico saludable.

Siempre que cuides tu alimentación vas a lograr beneficios en tres importantes áreas, ordenadas en función de su importancia de la siguiente manera:

1) Salud.
2) Rendimiento deportivo.
3) Aspecto físico saludable.

Como se ha comentado previamente, este debería ser el orden de prioridades a la hora de buscar motivos o razones que impulsen al individuo a cuidar su alimentación, aunque lamentablemente el pensamiento consiste en “yo quiero estar físicamente bien y sentirme a gusto con mi apariencia… y si de paso mejoran mis analíticas, pues eso que me llevo”.

Profundicemos… ¿Qué podemos lograr con unas correctas pautas nutricionales?

Disminución del riesgo de patologías

Con un buen estado nutricional se reducen drásticamente las posibilidades de sufrir patologías tales como hipertensión arterial, diabetes mellitus, hiperuricemia, hipercolesterolemia, esteatosis hepática, etc. e incluso si ya las padeces (y no son adquiridas por herencia genética familiar) es posible revertirlas y hacer que desaparezcan.

Salud y bienestar

La consecuencia del punto anterior es alcanzar un estado óptimo de salud para cualquier paciente (hombres, mujeres, deportistas, embarazadas, madres lactantes, ancianos, niños, etc.) lo cual supone un incremento considerable en la calidad de vida así como un ahorro económico debido al menor gasto en fármacos.

Pérdida de peso

Evidentemente, una dieta correctamente diseñada (y cumplida), de carácter moderadamente hipocalórica tiene un efecto de pérdida de masa grasa sobre el paciente.

Aumento de masa muscular

Un plan dietético planteado en armonía junto con el plan de entrenamiento establecido por el entrenador permite al paciente incrementar su tejido muscular.

Tras los dos últimos puntos, es evidente que una correcta alimentación (sumado a un buen entrenamiento enfocado al objetivo) permite una mejora considerable para conseguir un aspecto físico saludable.

Recuperación post-entrenamiento

Unas correctas directrices alimentarias permiten al paciente recuperar los depósitos de glucógeno muscular, regenerar las fibras musculares rotas durante el entrenamiento, etc. lo que se traduce en un correcto entrenamiento durante toda la semana, sin sensaciones de debilidad o fatiga excesiva durante la misma.

Preparación de citas competitivas

La alimentación durante la temporada, en concreto la semana previa a una competición (sobre todo el día de la prueba) es básica para un correcto rendimiento deportivo sea cual sea el deporte practicado. La diferencia entre subir al pódium o no, entre mejorar las marcas personales, acabar con más energía que los rivales está en la alimentación (y en el nivel de los entrenamientos, evidentemente).

Incremento del rendimiento deportivo

Los alimentos que se ingieren son la gasolina que se le proporciona al cuerpo para realizar un esfuerzo (entre muchas otras funciones). Un superdeportivo utiliza gasolina sin plomo 98, no diesel, por tanto si se quiere rendir, habrá que darle al cuerpo sin plomo 98, es decir, una alimentación saludable y perfectamente diseñada acorde a sexo, edad, tipo de deporte, horarios de trabajo y entrenamiento, análisis sanguíneos, patologías, necesidades gustos, etc.

Disminución de lesiones

Es un punto en el que siempre matizo con un ejemplo: evidentemente, si se va corriendo por el río y se tuerce un tobillo, o se está en el gimnasio y se cae una mancuerna sobre un pie… poco va a poder hacer una buena alimentación por prevenir esa lesión. Sin embargo, una dieta en la que se aporte la energía necesaria así como las ingestas diarias recomendadas de todos los a nivel de nutrientes es capaz de evitar la aparición de calambres o tirones, aumentando por tanto el rendimiento deportivo.

Una vez vistos todos los efectos que tienen unos buenos hábitos nutricionales, ¿a qué esperas para controlar lo que comes?


Ismael Martínez García
Dietista-Nutricionista
Nº Colegiado CV00678
Máster en Nutrición como pilar en el rendimiento en deportes de resistencia y ultrarresistencia.
www.dietisticavalencia.com
FacebookInstagram

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *