‘DANDY’ IVÁN DÍAZ BUJ

 

Después de un 2015 complicado, Ivan Diaz Buj se plantea un 2016 pensado objetivamente y sin sobrecargarse para poder dar lo máximo de si mismo en cada carrera

Tiene la suerte de poder compaginarlo con la familia y reconoce que le gustaría que los jóvenes fueran más competitivos para que también puedan colocarse en la elite española

 

 

¿Qué sacas bueno del año pasado y que malo?

Malo… saco muchas situaciones. Demasiados viajes, demasiados entrenamientos, demasiados objetivos…

¿Te pudo la ambición?

Me pudo. Quise abarcar demasiado. De aquí saco bueno que aprendes de las cosas malas más que de las buenas. He aprendido a descansar cuando toca; a cuando estoy en lo más alto tranquilizarme y no querer ir a correr a todas partes. La paternidad me ha ayudado a no hacer viajes tontos que no van a ningún lado mirando la rentabilidad de realizarlos y que puedo sacar de ellos.

Compaginas bien la paternidad con sus enteramientos por lo que veo…

La principal culpable de que pueda hacer mis entrenamientos es mi pareja. Si no tienes a alguien que esté dispuesto a que no estés y tú no estás dispuesto a perder horas de la familia no vas a ningún sitio. Yo entreno entre semana y la niña está en el colegio y en épocas de competición se vienen conmigo así que tampoco pierdes tanto.

¿Cómo planteas un 2016 para que te salga tan bueno como te está saliendo?

Hay veces que te planteas la temporada en algo que te haga más ilusión y si es una persona más calculadora en eso que le haga sacar más rentabilidad de cara a sus sponsors o de cara -como yo- a la tienda, o a objetivos principales.

 

¿Cuáles son sus retos para esta temporada?

El primer reto al que nos enfrentábamos era el Open de España de Chelva. Se consiguió con cruces y satisfecho, lo cual me ha ayudado a afrontar el descanso estando a tope de forma dejando de ir a la segunda prueba del Open de España dejando de ir a correr a la Serra de Banyoles y pude centrarme en los próximos objetivos y no quemarme como en el 2015

El segundo era correr la Mediterranean xtreme, que no se adapta a mis condiciones pero que tiene una etapa que se celebra en Morella que está diseñada por los creadores del Morella Single Tracks con mucho desnivel y muy técnica.

El principal objetivo era el 1 de mayo, que era la prueba de la Vall de Lord. El primer año que corrí quede tercero. El segundo año quede segundo y los dos últimos años he ganado la crono. Más que contento con estos resultados en Vall de Lord.

El tercer objetivo sería la copa del mundo de Andorra en septiembre. Queda lejos pero vamos por buen camino.

¿Y a nivel autonómico?

Aquí, a nivel de Comunidad Valenciana no le doy importancia. No hay nada que me haga ilusión de preparar porque ya lo he pasado hace años. Es un proceso. Hace unos años era al contrario ahora a nivel nacional está el campeonato de España en julio pero si me lo planteo como objetivo llegaré a la copa del mundo sin ganas.

¿Cómo ves el BTT en la Comunidad Valenciana?

Está claro que cuando existe cantidad ganamos en calidad. La Comunidad Valenciana siempre ha tenido entre corredores a uno o dos en la elite española. A nivel de rally estoy yo y Ade Moll. Lamentablemente no ha venido ninguno a quitarnos el puesto. El problema es que no veo a ningún sub 23 que sea capaz de quitarnos el puesto y de estar alto, a nivel nacional, porque ya toca. Se les mima demasiado, carreras sub 23, copa España sub 26… son carreras descafeinadas, no llegarán nunca a tener un buen nivel. Cuando tenía 18 años corría la copa España con Javier Ramírez Abeja, y Valverde con 19 años les ganaba a los de 30 la Copa de España. Competías con gente de un gran nivel y te hacía ser competitivo. Pablo Rodríguez con 18 años me ganó a mí en un Open de España, él quedo 3º y yo 4º y mira quién es ahora que casi gana la copa del mundo. No hay nadie capaz de hacer un Top10 a nivel nacional en sub 23

Creo que hay demasiadas categorías. Y se conforman con quedar terceros en su categoría, aunque en la general estén en el puesto 15º. Me gustaría que los jóvenes nos apretaran las tuercas a los veteranos.

Las tiendas especializadas, así como los patrocinadores han aumentado en los últimos años…

Se ha ido de madre una barbaridad. Y la gran culpa es de las marchas porque hay muchas categorías, muchos trofeos… Hay circuitos de marchas entregando maillots de líder, que es ilegal y no le hacen bien al ciclismo en general. Hay quien va a las tiendas a pedir una bici en cesión porque queda de los 5 primeros en la Master30 en la Serranía. Está bien que te gastes dinero en tu bici que la actualices que tengas métodos de entrenamiento, pero pongamos los pies en la tierra, si quieres ir a las marchas y formar parte del equipo ven que serás bienvenido, te regalaremos un ‘culote’ y unas mallas y el resto a un precio muy especial, pero no digas que te de una bici en cesión de cuatro o cinco mil euros. Es lo de siempre querer aparentar más.

Cuentanos tu visión en referencia a las muertes en competiciones deportivas.

La gente se ciega demasiado. Primero tienes que saber hasta dónde te puedes cegar y pasar por revisiones anuales. La gente se está poniendo a altos niveles de entrenamiento sin hacerse pruebas. Gracias a Dios, el deporte está muy de moda. Pero no todo es entrenar y cuidarse o hacerse una prueba de esfuerzo, todo esto si tienes un problema de corazón y no te haces un electro o una prueba de esfuerzo, en un sitio bueno, un soplo o algo parecido no sale y es un peligro. Un pinchazo que te pega en el pecho, no sabes si es algo grave o es algo muscular.

¿Cuantos controles al año te realizas?

Controles médicos solo uno al año y tendría que hacerme uno cada 6 meses, porque hay veces que el volumen de entrenamiento es mayor.

¿Y controles antidoping?

Lamentablemente pocos. Pasé control en Chelva y volví a pasar otro en Avilés hace cinco años y desde entonces he corrido copas del mundo, carreras internacionales aquí en España he ganado Open’s de España… y ningún control. Es lamentable. Esto corre por cuenta del Estado aunque lo paga la Federación. Un control antidoping vale un dineral.

¿Cómo ves tu futuro a corto o largo plazo?

No lo sé. Hay momentos que dejaría de correr y colgaría la bici, me dedicaría a disfrutar, por mi hija, el trabajo… pero cuando estas disfrutando te olvidas de eso. Cuando tenía 21 años dije -se acabó- me cogí una época de descanso. Estuve cinco años sin correr y a los 26 empecé otra vez. Si lo dejara sé que disfrutaría, sería diferente, ahora lo haría porque tengo otras ilusiones, pero sin olvidarme de la bici.

 

 

Fotografía: Extremephoto

Texto: Cristian Suñer y Jaime González

LOGO web SLA CUADRO ROJO LOGO EN BLANCO 210CM

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *