EL TRIATLÓN Y SUS PRACTICANTES

Hace unos días se publicó un artículo en un importante periódico de tirada nacional, donde se ponía a todos los triatletas de drogadictos para arriba. Aquí os dejamos el escrito de una eminencia en el mundo de la medicina deportiva, el Dr. Miguel Ángel Buil Bellver. MIGUEL ANGEL, MUCHAS GRACIAS EN NOMBRE DE TODOS LOS DEPORTISTAS Y DE 42K RUNNING.

“Hace pocos días leíamos un artículo en un diario de tirada nacional, en su sección de sociedad para la comunidad valenciana, con poco fundamento y con una alta dosis de sensacionalismo. En él se tipificaba al triatlón de deporte extremo, simultáneamente lo mezclaba con el maratón, y no era capaz de diferenciar una de las modalidades, el ironman del resto, de paso, el redactor del artículo calumniaba al respecto de los practicantes de este noble deporte y prácticamente los convertía en drogadictos con pocas posibilidades de redención, y les auguraba el peor de los finales, casi con tintes apocalípticos para su salud, incluso después de abandonar tan insana práctica deportiva. Toda esta suerte de desinformación tecleada con la alegría de la ignorancia, se basaba en fragmentos de las respuestas -extraídas de su contexto- de dos docentes de la Universidad de Alicante, doctoras en farmacia, pero ajenas al mundo del deporte, que contestaron de forma genérica a preguntas con intención más que dudosa, y que ya avisaban al encuestador de su desconocimiento del mundo del dopaje, del mundo del deporte en general y más concretamente del mundo del triatlón.

El triatlón es un deporte, olímpico en alguna de sus distancias, con grandes méritos de deportistas españoles, y que es tan noble como otros tantos deportes. Sus practicantes, son personas que antes de ir a trabajar o a estudiar, algunos días se acercan a la piscina y nadan unos largos con sus compañeros de equipo, otros días al acabar su jornada, salen a hacer unos kilómetros en bicicleta o a rodar con los compañeros en medio de la naturaleza. Su federación, joven aún, se caracteriza por tener una grandísima preocupación por la integración de deportistas adaptados y lucha por incluir pruebas para esta categoría en la mayoría de sus convocatorias, de paso tiene un especial interés por la normalización de la presencia femenina en el deporte, hasta el punto de tener una presidenta al frente de la federación internacional (es española además!).

Es cierto que en “todas partes cuecen habas”, pero hay una distancia muy grande entre que los deportistas tomen multivitamínicos, o que coman más inteligentemente que otros, a acusarlos de ir dopados a las competiciones. Este argumento del supuesto dopaje –habitual decía el redactor- era el que sustentaba la búsqueda de escándalo del artículo.

Si el consumo de sustancias dopantes ha aumentado estos últimos meses, no creo que sea por los triatletas que conozco (y son muchos, se lo aseguro). Desde que conocí este mundillo, hace dos años, con ocasión de organizar el mundial universitario de triatlón en Valencia, y otras competiciones con posterioridad, no he parado de conocer gente sana, que cambia pernoctar de pub en pub, o de botellón en botellón (como hace muchísima población de sus mismas edades), por acostarse temprano, que al día siguiente tienen que nadar, correr, o pedalear.

La federación de triatlón, como la mayoría de organismos que gestionan deporte de una u otra manera, tiene una grandísima preocupación por el dopaje, y lucha contra él de la mejor manera posible, informando, aconsejando y haciendo llegar a sus deportistas el mensaje de “free doping” que transmite la WADA desde su web a todos los deportes.

Más aún, se implica tanto que ha ido aumentando el número de controles antidoping, hasta llegar a la cifra de 234 controles en 2010. El incremento de la presión en el número de controles, tanto en competición como por sorpresa, es una actitud de esta federación que demuestra su preocupación por este tema. Sus directivos creen firmemente en la esencia del deporte sano, de la competición limpia, y están empeñados en que sus competidores sean “los más limpios entre los limpios”, en ese afán han tomado decisiones innovadoras, como la realización de controles en pruebas populares, y a grupos de edad veteranos, o la de vetar la ficha federativa a deportistas sancionados en otros deportes (esto es una iniciativa puntera en el deporte español).

Yo soy médico, y en un 99% de mi tiempo tengo la suerte de atender a deportistas, tanto por sus lesiones, como por controles fisiológicos, como por consejos para su nutrición, suplementación o entrenamiento. Muchos de esos deportistas son practicantes de triatlón, y son gente sana, que duerme mucho, come sano, vive sano y disfruta cada brazada, cada pedaleo y cada pisada de su deporte. Muchos compañeros míos que ven fundamentalmente pacientes (ya les digo, yo veo gente sana que practica deporte), se pegan la vida inculcándoles el hábito del ejercicio físico, intentando que el ciudadano normal haga una hora de actividad física al día (¡), y ahora vamos a decir que los que la hacen son unos ¿dopados?!. En la imagen que acompañaba al desacertado artículo, se identifica perfectamente a varios competidores de Triatlón en una prueba concreta en Valencia, me imagino su sorpresa, desencanto, indignación y sus ganas de limpiar su imagen, ¿lo hará el redactor del artículo?, o ¿sus engañadas consejeras científicas? Por si ninguno de ellos tiene la intención, la valentía, o la oportunidad, os escribo yo este artículo a todos los triatletas de la comunidad valenciana, y a todos los deportistas que aman a su deporte. Seguid nadando, seguid pedaleando y seguid corriendo, eso sí, como hasta ahora, comiendo sano, durmiendo mucho, viviendo sano”.

Miguel Angel Buil Bellver
Institut Valencià de Recuperació Esportiva S.L.

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *