Controlar las pulsaciones, realizar un chequeo médico previo y vigilar la alimentación son algunos consejos

Empezar a practicar running después de los 40

Empezar a practicar running una vez se han superado los 40 años es bastante saludable. Lo es, de hecho, a cualquier edad. Pero una vez rebasada esa barrera, es conveniente tomar una serie de precauciones y seguir algunas recomendaciones para que ese ejercicio tan beneficioso y productivo no se convierta en peligroso y dañino para la integridad de quien lo practica. Salud y deporte han ido siempre de la mano.

Por lo tanto, aquella persona que tenga la intención de iniciarse en este deporte tendrá también que vigilar otros aspectos importantes para que el esfuerzo no caiga en saco roto.

Recomendaciones para el corredor popular

Por ejemplo, la alimentación. Una dieta saludable y equilibrada es la base de todo. Qué mejor que controlar las calorías que se ingieren como comienzo. No está de más, en ese sentido, que aquel que vaya a empezar a correr con regularidad se plantee la posibilidad de visitar antes a su médico.

Este profesional le aconsejará que se practique un chequeo para observar si existen lesiones mal recuperadas y recurrentes, o cualquier enfermedad o riesgo que pueda convertirse en un impedimento a la hora de hacer este deporte. Es importante, por ejemplo, realizar una prueba de esfuerzo para comprobar el estado físico en el que se encuentra la persona antes de iniciarse en esta actividad.

No es el mismo caso el de una persona que no haya practicado deporte en toda su vida que el de aquella que lo haya hecho con regularidad y lleve cinco años o menos inactivo.

Aumentar la intensidad de manera gradual

En el primer caso, esta persona habrá perdido un porcentaje considerable de masa muscular y deberá estimular su crecimiento realizando actividades alternativas en el gimnasio. En el segundo caso, el deportista tendrá una base que deberá recuperar progresivamente hasta alcanzar el punto en el que dejó de llevar a cabo esa actividad deportiva.

Es recomendable, en cualquier caso, aumentar la intensidad de manera gradual. Los primeros días conviene estar muy pendiente de las pulsaciones. Correr durante períodos cortos de tiempo, en varias series, y controlar que nuestro corazón responde a las exigencias.

Una vez que el cuerpo se vaya adaptando a estas nuevas rutinas, la necesidad de aumentar el ritmo y el tiempo de carrera será mayor. Llegados a este punto, cuando ya el running se ha convertido en una rutina diaria, puede ser el momento perfecto para plantearse convertirse en corredor popular.

Equiparse con la ropa técnica adecuada es fundamental. Una buena camiseta de running favorecerá la transpiración y evitará que se produzcan rozaduras por el contacto de la tela con la piel sudada. Un buen calzado también ayudará a disminuir los riesgos de que se produzcan lesiones musculares y articulares, que llegado el caso pueden llegar a impedir al deportista que siga practicando esta actividad, al menos durante un período de tiempo considerable.

Utiel_salida_Carrera

Se trata de un deporte que pide nuevos retos. Superarse física y mentalmente. Participar en este tipo de carreras y empezar a controlar los resultados puede ser la gasolina perfecta que necesita el corredor para seguir adelante y tratar de mejorar. Recuerda: salud y deporte están muy relacionados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *