¡Están locos estos atletas!

Hoy os contamos la historia de Germán Tizón  uno de los fans de 42K en Facebook, uno de nuestros fans más activos.

Eso es lo que pensaba yo, que están locos estos atletas los corredores populares, cómodamente sentado en mi coche, o en la terracita de la cafetería mientras veía pasar a un corredor, y otro y otro. ¿Que le verán a esto de correr? Me preguntaba. Como dice aquel, cada loco…con su tema.

Pero uno va sumando años, y en aquel entonces más que años parecían piedras. Piedras que se iban acumulando, no sé la razón, en la panza. Y ya no era cuestión de años, Era meses, y al final casi semanas o días que parecía que algún extraño hechicero las había tomado con uno y se había propuesto encoger toda la ropa periódicamente. ¡Ay madre! ¡Ropa encogida! Pocas ganas de hacer nada, y el sofá cada día con más forma de mi cuerpo, como si de una escultura contemporánea, de estas que se ven en los museos y que muchas veces nos preguntamos que ser, se tratase. Y llegó el día. camisetas técnicas running

Año 2010. Día de verano. Aquel espejo reflejaba un hombre metido en grasillas. ¡Ay madre! Coche, tienda de deportes y lote completo: camiseta técnica, pantalón corto de running y zapatillas de running .Coche. Casa. A vestirse. Modo atleta ON. Vamos a ver que le ven estos locos que corren todos los días a esto. Es justo decir que me di un margen de una semana o así para seguir o abandonar. El primer día no sería decisivo. Ay madre!! Si que están locos!! Después de cinco minutos mi cuerpo clamaba volver al estado sofanil (eso sí que era vida!!).

Después de cinco minutos corriendo, ¿quién ha cambiado el aire que respiro por gas irritante? Agua, por favor!! Después de cinco minutos corriendo…no podía con mi culo!!! Para casa. Ducha (eso, no estuvo mal) Segundo día. Repetimos protocolo. Eso sí. La camiseta la había lavado el día anterior y en verano pronto seca. Diez minutos!! Ay madre!! A la ducha que eso si que mola!! Y poco a poco llegamos al fin de la semana donde aquello de correr parecía que a mi cuerpo le empezaba a “hacer gracia” Y pasaban las semanas, los meses y cada vez se hacía más necesario salir a correr. Y a la par uno se sentía más viso, más alegre, ¡más de todo!

El hechizo de la ropa desapareció y hasta llegó un momento que se volvió al revés. Ahora la ropa se hace cada vez más grande. Ay madre!! Y salir a correr se convirtió en una necesidad. De encontrarme conmigo mismo. De pensar. De relajarme y de darme el premio de una merecida ducha al acabar. Y empezaron las carreras populares. La primera con mucho miedo ya que no sabía si llegaría al fina. Creo que la noche anterior apenas dormí por la vergüenza de no poder acabar. Pero acabé esa y bastantes más que vinieron detrás, y que espero vengan. No hay ninguna pretensión en ir a “competir” a las carreras. O si. Acabar cada una. Disfrutarlas. Pasar un rato agradable con los demás corredores populares y poco a poco inculcar en mi hijo la necesidad de tener una vida saludable acompañada del deporte.

El sofá ha ido, el pobre, recuperando su forma primitiva. Mi “bella” figura de antaño ya no se plasma en él, por lo que definitivamente he abandonado es la opción de dedicarme al arte contemporáneo. Y si. Es verdad. Nos hemos distanciado. Lo he ido cambiando por el asfalto, los senderos, la playa… Es celoso, y de cuando en cuando también le doy algún achuchón. Pero ya no es lo mismo y él lo sabe.

He corrido carreras de 6K, de 10K, de 12K, de 14K, media maratón. Me falta la espinita de los 42K. ¿Quién sabe? algún día quizá me lo proponga. Eso sí, siempre con el apoyo de mi pareja y mi hijo, sin los cuales todo sería más difícil, ya que, no hay mayor premio que acabar una carrera y recibir besos y abrazos de los tuyos.

Germán Tizón

“Cuéntanos tu historia”

Si quieres ser uno de los protagonistas de nuestro blog  envía tu artículo a socialmedia@42krunning.com

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *