Gómez Noya y Murúa imponen su ley en Vigo y revalidan el título nacional

Contra viento, marea y recién descendido del avión que lo trasladó desde Francia hasta Vigo. Javier Gómez Noya revalidó este domingo su título nacional y se convirtió en el primer triatleta que logra tres oros consecutivos (Cangas, Pulí y Vigo) en el Campeonato de España, además de igualar los cuatro que tiene su paisano Iván Raña. En categoría femenina, tampoco hubo sorpresas y la gran favorita, la vasca Ainhoa Murúa, venció con autoridad.

No lo tuvo fácil el ferrolano y pese a los pronósticos que auguraban un paseo militar por el circuito vigués, necesitó emplearse a fondo para doblegar la resistencia que opusieron otro buen puñado de competidores. Jesús Gomar y Jorge Naranjo, sus compañeros del Cidade de Lugo, obligaron a Gómez Noya a un gran esfuerzo e incluso estuvieron a punto de romper la carrera en el segmento de la bicicleta.

El campeón del mundo aterrizaba poco después de las diez de la mañana en el aeropuerto Sá Carneiro de Oporto tras participar en la prueba final del Gran Prix Lyonnaise, puntuable para las series mundiales, en la que tuvo una discreta actuación y sólo pudo ser décimo sexto. Alrededor de las doce del mediodía, una hora antes de darse la salida llegaba al circuito de Samil, con el tiempo justo para enfundarse su neopreno y bajar a la arena.

Las olas y la fuerte corriente que reinaban en la playa abierta a la ría de Vigo fue el primer obstáculo al que se enfrentó. Godoy, Reig, Naranjo y Parreño apretaron los dientes en los dos giros que debían realizar en aguas viguesas para salir por delante del ferrolano y liderar un grupo de veinte triatletas.
Godoy, descalificado

Sobre la bicicleta el problema fue el viento y el exigente recorrido, con más de un kilómetro de ascenso a través de la Avenida de Europa. Ahí se libró una de las batallas más bonitas de la prueba. Las cinco primeras vueltas fueron intensas, con Noya intentando imponer un ritmo fuerte y seleccionando a una docena de triatletas de cara al final del segundo segmento.

Godoy, finalmente descalificado, fue el primero en saltar a falta de quince kilómetros y tras él fue Gomar el que lo intentó. Ambos pegaron un tirón que fue neutralizado en la misma vuelta por Gómez Noya. El campeón no estaba dispuesto a que nadie llegase con ventaja a la última transición y sabía que el gran peligro era calzarse las zapatillas con desventaja.

Tal y como había calculado, los doce triatletas entraron en el paseo de Samil en grupo y ahí ya no dio respiro. Se resistieron Gomar, excepcional durante toda la mañana, y Naranjo en los dos primeros giros, pero en el tramo final el ferrolano subió un punto la marcha e incluso tuvo tiempo de sobra para cumplir los quince segundos de penalización por dejar parte de su ropa fuera de la caja.

También Gomar recibió una sanción de quince segundos por el mismo motivo, aunque su trabajo en equipo junto a Gómez Noya le permitió distanciarse lo suficiente de Naranjo para colgarse la plata. Por detrás, Ruanova, Ejeda, Vicente Hernández, Ricardo Hernández, Jon Unanue, Ali Saad y Jariel Naranjo completaron el ‘top ten’.

En categoría femenina, la victoria de Ainhoa Murúa fue incontestable, con más de dos minutos de ventaja sobre la andaluza María Pujol y cinco respecto a Estefanía Domínguez. Miles de personas acudieron al circuito de Samil para presenciar en directo el XVIII Campeonato de España de triatlón de distancias olímpicas en el que participaron un millar de deportistas durante todo el fin de semana.

Fuente: El Mundo

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *