Intentar perder peso en plena temporada no es aconsejable

Tener una buena composición corporal es imprescindible si se desea obtener un óptimo rendimiento deportivo. Por ello, muchos y muchas deportistas deciden perder peso para afinar y ver mejoradas sus sensaciones en entrenamientos y competiciones.

Ahora bien, ¿cuándo es aconsejable intentar reducir peso? La respuesta es sencilla: o antes o después de afrontar la temporada de competición. Lo que sin duda no es aconsejable es afrontar una estrategia de pérdida de peso durante el periodo competitivo porque no conseguiremos beneficio alguno y, con total seguridad, se verá perjudicado el rendimiento deportivo.

En los deportes de resistencia es aconsejable una complexión fina y ligera

Según el tipo de deporte que se practique se necesitará una u otra composición corporal. Por ejemplo, en deportes en los que prima la fuerza, como es el caso de la halterofilia, se necesita una complexión más voluminosa y una gran potencia a nivel muscular; en cambio, en deportes de resistencia (como lo es el atletismo, el  ciclismo, el triatlón, etc.) y de resistencia con empleo de fuerza (como puede ser el fútbol, las artes marciales, el tenis, etc.) se precisa una complexión mas fina y ligera.

 

Es decir, para correr una prueba como el maratón cuanto menor sea el peso del deportista menor sensación de «cargar una mochila» se padecerá durante las 2-4 horas de duración de la cita competitiva. Esto permite bajar tiempos, disminuir la aparición de lesiones a nivel muscular y articular y sufrir menos durante la prueba.

Tras todo esto, no es de extrañar que se busque esa mejora de la composición corporal (bajar masa grasa e incrementar masa muscular).

¿Pero puede iniciarse un tratamiento reductor de peso en cualquier fase de la temporada? La respuesta es clara: NO.

Una dieta para perder peso implica disminución del rendimiento deportivo

Si se realiza una dieta de pérdida de peso, debe realizarse fuera de la temporada de competición o cuando no estemos asumiendo entrenamientos de alta exigencia; y las razones por las que no es aconsejable en esas circunstancias son las siguientes:

  1. En primer lugar, para evitar que se produzca una disminución del rendimiento deportivo. Utilicemos un símil: si un coche gasta 50€ de gasolina para realizar un desplazamiento pero se han repostado solamente 30€ de combustible, llega un momento en que el coche se detiene. Al deportista le sucede le mismo: si la alimentación le proporciona menos energía de la que necesita, al final, transcurrida 1, 2 ó 4 semanas, el deportista sufrirá un «pinchazo» en su rendimiento, de tal manera que a pesar de que quiera continuar no podrá porque su cuerpo no responderá.
  2. Además, entre una sesión de entrenamiento y otra se necesita un importante aporte de energía y nutrientes, que probablemente no se consiga con un tratamiento bajo en calorías. Por ello, el deportista no llegará totalmente recuperado a la sesión del día siguiente.
  3. Durante entrenamientos y competiciones es necesario un constante aporte de energía para mantener el rendimiento. Si esto no se da, el deportista poco a poco disminuye el rendimiento.

Es por ello que si se desea bajar grasa en plena temporada se haga una dieta de mantenimiento de peso y se genere un balance calórico negativo (gastar mas kcal que las que se ingieren) introduciendo caminatas de más de una hora diaria en estado de ayuno postabsortivo, es decir, dejando 2-3h después de haber ingerido algo.

Por tanto, y a modo de resumen, lo ideal es llevar a cabo una estrategia de pérdida de peso durante la pre-temporada o tras haber finalizado el periodo competitivo, pero conviene insistir en que no es una buena idea perder peso en plena temporada.

A continuación puedes ver en la siguiente infografía un resumen esquemático de lo explicado anteriormente.

 


Ismael Martínez García
Dietista-Nutricionista
Nº Colegiado CV00678
Máster en Nutrición como pilar en el rendimiento en deportes de resistencia y ultrarresistencia.
www.dietisticavalencia.com
FacebookInstagram

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *