Iván Penalba: “Puedo superar los 280 kilómetros en 24 horas”

A finales de octubre se reunirán en Albi (Francia) un grupo de deportistas para encerrarse en una pista de atletismo y comprobar quién es capaz de hacer más kilómetros durante 24 horas. Es el Mundial de ultrafondo en pista, una modalidad deportiva poco conocida y reconocida, aunque fácil de entender: correr y correr, siempre en el mismo sentido, durante 1.440 minutos.

España contará con uno de los mejores ultrafondistas del momento: Iván Penalba. El atleta valenciano, al que patrocina desde hace dos años 42Krunning, logró en 2018 liderar el ranking mundial con un registro de 273,67 kilómetros, marca que le convirtió en el recordman nacional de las 24 horas.

Hace unas semanas estableció por segunda vez un nuevo récord de España en la prueba de las 12 horas con 155,53 kilómetros. En estos momentos se prepara para medirse con los mejores ultrafondistas del mundo en Albi. “Lo que más me motiva es mejorar mi marca de 2018. Claro que me gustaría ganar el título mundial, pero el reto que me ilusiona es batir mi récord. Pienso que puedo superar los 280 kilómetros en 24 horas.

Será una de las grandes estrellas en el Mundial de ultrafondo

Iván Penalba formará parte del combinado español de cuatro hombres y cuatro mujeres que defenderán los colores de nuestro país en tierras francesas en el mes de octubre. Ellos han tenido que acreditar una marca mínima de 240 kilómetros y ellas de 205 kilómetros.

Aunque no le guste la etiqueta de favorito no le queda más remedio que asumir que será una de las grandes estrellas porque en 2018 encabezó el ranking mundial de ultrafondo al recorrer 273,67 kilómetros en 24 horas (casi 11,5 kilómetros por hora) en una prueba homologada en Alemania. Con ese registro se convirtió también en el poseedor del récord de España de 24h.

Su marca, como la de todos los actuales aspirantes al título mundial, está lejos de los 303,50 kilómetros del récord mundial en poder del griego Yiannis Kouros, el extraterrestre del ultrafondo. “El récord de Kouros es inalcanzable hoy por hoy para cualquiera. Pensar en llegar o aproximarse a los 300 kilómetros es casi ciencia ficción. Iré al Mundial con el reto de mejorar mi marca del año pasado en Alemania. Pienso que puedo superar los 280 kilómetros.

Menos de tres años en el ultrafondo

Hasta diciembre de 2016 Iván Penalba (Valencia, 1991) no había oído hablar del ultrafondo. Ese año debutó en maratón y poco después le propusieron un reto solidario en Barcelona: formar parte de un equipo de cuatro corredores populares que debían completar 48 horas corriendo (12 horas por cabeza) para recaudar dinero que se destinaría a comprar juguetes para niños.

Iván es menudo, vivaracho, locuaz y en su boca asoma con facilidad la sonrisa. “Ni me lo pensé. No tenía ni idea de si era capaz de correr 12 horas seguidas, pero dije que sí al reto. Es que me gusta mucho hacer cosas que ayuden a la gente. Salí con toda la ilusión del mundo porque la recompensa era maravillosa: juguetes para niños”.

Ese día marcó un antes y un después en la vida del atleta valenciano. “Tenía claro que iba a dejarme la piel para completar las 12 horas, pero no pensé que me fuera a salir tan bien: gané la prueba y conseguí la mejor marca de España de 2016”. Y ahí empezó todo.

El ultrafondo se instaló en la vida de Iván. Desde ese momento, sus piernas empezaron a triturar cientos y cientos de kilómetros. “Hasta los 20 años no había corrido. Mi deporte era el fútbol. Jugaba al fútbol desde los 4 años, pero una lesión en la zona lumbar me obligó a dejarlo. Fue entonces cuando empecé a correr; corriendo no sentía molestias y me olvidé del fútbol. Pasé muchos años jugando al fútbol y por eso mi técnica corriendo no es la más depurada”.

En 2013 corrió su primera media maratón en Valencia. “Acabé reventado, pero superfeliz. Correr siempre me ha aportado cosas buenas: felicidad, paz, relajación… Desde el principio correr ha sido para mí una terapia: la forma de desconectar de cosas tristes y difíciles de sobrellevar, la forma de cargarme de energía positiva, la forma de recuperar la ilusión, la forma de ver todas las cosas buenas que ofrece la vida…”.

El ultrafondo, su terapia

A sus 27 años ya sabe de los rejonazos que a veces da la vida. El monstruo del Alzheimer empezó un buen día a robarle recuerdos a su madre, a su ‘princesa’ como él la llama. “Cuando alguien me dice que no entiende cómo me puedo dedicar a algo tan duro como el ultrafondo siempre digo lo mismo: duro, duro de verdad, es cuidar de una persona con Alzheimer. He pasado mucho tiempo cuidando de mi madre y siempre lo he hecho con toda la alegría y el cariño que he tenido. Y correr ha sido lo que me ha ayudado a mí para poder ayudarle a ella de la mejor forma posible. Correr ha sido mi terapia. Muchos días, después de estar cuidando de mi madre, me he ido a correr de madrugada y eso ha sido lo que me ha dado la ilusión de volver a su lado con la sonrisa en los labios”.

-En octubre te espera tu gran reto del año: el Mundial. ¿Con qué objetivo lo afrontas?

Quiero superar la marca que logré el año pasado en Alemania. Hasta hace un año pensaba que mi límite estaba en 260 kilómetros, pero llegué a los 273,67 kilómetros en una prueba en la que inicialmente no pensaba correr 24 horas. Pienso que en el Mundial puedo superar los 280 kilómetros. Ese es mi reto.

-En realidad tu objetivo cuando fuiste a correr a Alemania era el récord de España de las 12 horas, ¿es así?

-Sí, viajé a Alemania con el objetivo de batir el récord de España de 12h, pero cuando ya lo había batido pensé que era el día de hacer también una buena marca en 24h. Le pregunté al organizador si podía seguir corriendo hasta las 24h y me dijo que sí, así que seguí. Mi padre, cuando estaba cerca de finalizar las 12 horas, se puso a recoger las cosas para regresar a España; cuando vio que seguía corriendo se quedó descolocado, pero le dije que podía ser mi gran día y que iba a seguir hasta las 24h. Fue un día inolvidable y no solo por la enorme alegría deportiva que viví, también por el lío que tuvimos con el propietario del apartamento que habíamos alquilado y que no pudimos abandonar cuando estaba previsto.

Recordman nacional en 12h y 24h y líder del ranking mundial en 2018

-Mereció la pena el lío con el casero porque te viniste con dos récord de España bajo el brazo: 155,22 kms en 12h y 273,67 kms en 24h.

Fue un día especial desde el principio. Desde el primer momento tuve unas sensaciones muy buenas. A medida que iban pasando las horas veía que podía ser mi gran día. Cuando ya tenía en mi poder el récord de las 12h pensé que no podía desaprovechar la oportunidad de intentar superar los 260 kms. en las 24h; hasta ese día pensaba que mi límite estaba en 260 kilómetros, pero algo me hizo tener el convencimiento de que era el día de romper esa barrera. Los últimos kilómetros fueron increíbles; los hice a poco más de 4 minutos y con una frescura que me hizo sentirme muy feliz.

-El Mundial se celebra cada dos años. En 2017 lo disputaste por primera vez en Irlanda. ¿Qué recuerdos guardas?

-No me fueron muy bien las cosas, pero siempre procuro quedarme con lo positivo. Corrí con una rotura de 3 centímetros en un gemelo y a pesar de todo fui capaz de hacer más de 200 kilómetros.

Los sábados, tirada larga: 50-55 kilómetros

-¿Cómo es un día en la vida de Iván Penalba cuando prepara un objetivo como el próximo mundial de ultrafondo?

-Me levanto a las 5.30, me tomo un vaso de agua y hago el primer entrenamiento del día en ayunas: entre 15 y 25 kilómetros, en función del día y de la carga que me toque. Como a las 12 y a las 15:30 hago el segundo entrenamiento: sesión de gimnasio o sesión de calidad. Cuando estoy preparando un objetivo importante hago un tercer entrenamiento suave por la tarde-noche. El sábado hago la tirada larga, 50-55 kilómetros, y el domingo hago lo que yo considero descanso: un poco de elíptica y unos estiramientos por la mañana y un trote suave por la tarde.

-¿De cuántas horas hablamos de entrenamiento diario en periodos de carga?

Pues los normal son unas cuatro horas diarias de entrenamiento, 6-7 horas los sábados y quizá un par de horitas los domingos.

-¿Entrenas solo?

Sí, me gusta entrenar solo. Es algo a lo que me acostumbré cuando cuidaba de mi madre. Ahora está en una residencia porque requiere de unos cuidados que ya no podía tener en casa. Cuando estaba en casa pasaba muchas horas con ella y cuando salía a correr era mi momento de terapia.

-¿Qué pautas de alimentación y de ingesta de líquidos sigues en una prueba de 24 horas?

Durante las tres primeras horas como y bebo cada 20 minutos y al superar las tres horas lo hago cada 15. A mí lo que me funciona es comer trocitos de sándwich con miel y beber isotónico cada 20 ó 15 minutos, y cada hora tomo un trago de Coca Cola rebajada con agua. Cada ultrafondista tiene sus pautas o sus manías, cada uno hace lo que sabe que le funciona. Se podría escribir un libro muy divertido con lo que comen los ultrafondistas en las carreras. He visto de todo: hasta comer tacos y beber cerveza.

Ultrafondo para desconectar del mundo

-¿Qué cualidades hay que tener para dedicarse al ultrafondo?

Para dedicarse al ultrafondo hay que tener algún motivo que te empuje a desconectar del mundo. La mayoría de las personas que conozco que hacen ultrafondo empezaron por algún problema familiar o personal, por alguna desilusión o tristeza que les llevó a buscar una actividad que les permitiera aislarse y desconectar del mundo durante unas horas. En mi caso fue la enfermedad de mi madre. Creo que una persona con una vida normal es difícil que se lance al ultrafondo.

-Disputarás el Mundial de Albi con 28 años recién cumplido, ¿crees que todavía te quedan por delante tus mejores años como ultrafondista?

Todavía no estoy muscularmente tan preparado como la gente que lleva diez o más años corriendo larga distancia. Sólo llevo tres años en el ultrafondo y quiero pensar que todavía tengo mucho margen de mejora si hago bien las cosas y soy capaz de seguir con la misma ilusión y motivación que tengo ahora mismo. Dicen que la edad buena de un ultrafondista es entre los 33 y los 38 años.

-¿Compaginas los entrenamientos en pista y en carretera?

Normalmente entreno por carretera entre semana y hago un entrenamiento de calidad semanal, los martes por la tarde, en pista. Cuando estoy preparando un objetivo que sea en pista lo que sí que hago es hacer la tirada larga del sábado (6-7 horas) en pista. El 95% de mis rodajes son en carretera.

42K running y Elix, sus únicos patrocinadores económicos

-En una prueba de 24h, ¿corres toda la prueba con la misma ropa?

Sí, empiezo y termino con la misma ropa; aunque llueva y me moje no me cambio de ropa. Nunca lo he hecho y creo que ya forma parte de mis manías como corredor. Corro siempre con la ropa de 42krunning, pero para las pruebas de 24h utilizo unas mallas compresivas de otra marca porque son más gruesas y me comprimen más.

-El ultrafondo es una modalidad todavía poco conocida y reconocida, ¿recibes ayudas públicas-institucionales o solo privadas?

Las únicas ayudas económicas que recibo son de 42krunning y de Elix (www.elixstore.com) una empresa de productos naturales con línea específica para deportistas. Tengo acuerdos de patrocinio también con Box55, Mircasport y Flores Mari. Y además cuento con colaboraboradores como Aquon, Coros Global, Nisa Salud Deportiva, Adidas, Urban Running, Trail Mountain Heart y Biomotion Lab. Todo la ayuda que recibo es del sector privado. Hasta el momento no he recibido ningún tipo de ayuda pública o federativa.

Escasos premios económicos en las pruebas de ultrafondo

-¿Hay premios en metálico en las pruebas de ultrafondo? ¿Pagan desplazamientos u hoteles?

Son poquísimas las pruebas que dan premios en metálico y normalmente suelen ser cantidades simbólicas. En estos momentos, al estar al frente del ranking mundial, tengo la suerte de recibir invitaciones de pruebas que me ofrecen alojamiento y en algunos casos también ayudas para los desplazamientos. La verdad es que es un deporte en el que, salvo que estés arriba del todo, te lo tienes que costear todo para competir.

-¿Has corrido algún maratón buscando marca?

No. Siempre que he participado en maratones ha sido como preparación para algún objetivo de ultrafondo. Ahora mismo lo que más me gusta es la larga distancia y no me planteo otras cosas. Quiero seguir mejorando todas mis marcas en 6h, en 12h y en 24h. Y algún día, quizá, me gustaría probar con otros retos, como las pruebas de 6 días.

-¿No te seduce disputar los grandes maratones: Boston, New York, Londres…?

No, con sinceridad. Me seduce mucho más seguir conociendo pruebas de ultrafondo por el mundo. A veces la gente se sorprende de que vaya encantado a correr una prueba modesta de ultrafondo en cualquier rincón del mundo y no tenga interés por carreras famosas como pueden ser los grandes maratones. He tenido la suerte de correr en lugares en los que nunca pensé que podría estar, pero lo mejor es que he tenido la oportunidad de conocer a personas que viven el ultrafondo con la misma pasión que yo y eso te hace conectar con ellas desde el primer momento.

 

Paco Amorós _ Comunicación y social media 42Krunning

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *