Las Crónicas de Byron: III Carrera por Montaña Sierra de Chiva: Master 61km

La Ultra-Maratón de montaña en la Sierra de Chiva del pasado 8 de diciembre  fue una experiencia inolvidable tanto por el recorrido como por el ambiente y la organización.

La experiencia empezó a las 05:00 de la mañana cuando sonó el despertador. Fui a recoger a José Luis Arnal, compañero de L’Eliana Running, a las 05:30 y media hora más tarde ya habíamos aparcado el coche en el pueblo de Chiva. Recogimos los dorsales en el teatro y empezamos a prepararnos.

Los 61 kilómetros de lo más variado empezaron a las 07:00, todavía de noche, con una serpiente de luces formada por los frontales y los reflectantes de la ropa de los 405 corredores subiendo por las primeras sendas para entrar en la sierra. ¡Fue un momento precioso y bastante navideño!

Sabiendo como de rápido corre el amigo Sorpresas, decidí situarme por detrás de otro muy buen amigo, el incansable Pepe Tirs, veterano de las primeras dos ediciones de esta carrera. Fuimos mucho rato juntos, y me pudo aconsejar a lo largo del recorrido que ritmo llevar, cuando sacar los bastones y cuando guardarlos. Era la primera vez que había usado bastones, y la verdad es que fueron mi salvación. Los saqué en cada subida pronunciada desde el kilometro 10, y de esta forma, llegué al último tramo de la carrera con las piernas relativamente enteras.

El paisaje fue inesperadamente espectacular en muchos tramos. Paredes de roca caliza por un lado y vistas hasta el mediterráneo por el otro. Hasta entonces, mi única visita para correr en Chiva había sido un largo navideño con Correcaminos denominado “El Especial de Chiva” que constaba de unos 32 kilómetros por pista. El sábado pasado fueron el doble de kilómetros y muy poca pista.

Llevé el cortavientos hasta el km42, y entonces lo guardé en la mochila, y con el sol ya pegando fuerte, hice la última parte de la prueba en camiseta sin mangas. Fue entonces cuando reapareció Pepe Tirs. Le había perdido de vista una hora antes cuando se fue lanzado por una bajada técnica que yo tomé con más tranquilidad. Resulta que le había dado una pájara y yo le había pasado sin darme cuenta.

Fuimos juntos por una larga subida, pero en la siguiente bajada después del km 45,  Pepe se quedó un poco más atrás. Le esperé un buen rato en el  avituallamiento del km50, pero no apareció. Me enteré después de la carrera que se había lesionado el talón en una bajada y tuvo que retirarse. En ese último avituallamiento me saludó Paco Pérez, uno de los organizadores y me dio ánimos para afrontar el tramo final.

Lo que no esperaba era tener que volver a sacar los bastones para una subida brutal a falta de 5km para la meta. Pero gracias a los bastones sobreviví.

Terminé bastante entero después de los 61km y 3000 metros de desnivel positivo en 9 horas y 28 minutos en el puesto 234 de la general. José Luis Arnal hizo un tiempazo de 7 horas 26, quedando 60 en la general. El año que viene volveremos seguro. También tienen un recorrido de 33km ¿Alguien se apunta?

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *