Las Crónicas de Byron: MiM 2011

Las Crónicas de Byron : MiM

La XIII edición de la Maratóimitja salió de Castellón el sábado 14 de marzo a las 06.00. Por delante los 1392 corredores tenían 62km de montaña y 2850m de desnivel positivo hasta llegar a la cima de San Joan de Penyagolosa.

Yo fui el único representante de L’Eliana Running en esta ocasión, pero iba muy bien acompañado por José Manuel Martínez de C.A. Zancadas, vecino mío y corredor de montaña experimentado. Pasó a recogerme en casa a las 04.15 y salimos rumbo a Castellón. De camino paramos en la gasolinera de Sagunto donde nos esperaban dos coches más con más corredores de Zancadas.

Ya en Castellón, nos cambiamos rápidamente, dejamos las bolsas con ropa de recambio que no llevaría la organización a meta, estiramos un poco, y entramos en la zona de salida.

Pistoletazo y en marcha.

A las 06.00 todavía era de noche, lo cual no representaba un problema en la ciudad bien iluminada, pero ya saliendo por la urbanización Penyeta Roja era otra cosa. En una calle iluminada solo por las luces azules de un coche de policía, tuve mi primer percance. Medí mal la altura de un bordillo al bajar de una acera, y torcí el tobillo derecho. Ni siquiera habíamos llegado al kilómetro dos, y ya iba cojo. Seguí adelante, preguntándome cuanto duraría ese tobillo. Después de un par de kilómetros el dolor se iba reduciendo, pero sentía como se me iba inflamando.

Llegué bien a la media maratón, en 2 horas 17 minutos, igual que en la MaMoVa del mes pasado. En el control en Les Useres  (km 33) me comí un bocata de Jamón Serrano con tomate  que me sentó de maravilla y seguí a un buen ritmo. A partir de este momento las cosas empezaban a ponerse más complicadas por la combinación del calor que ya pegaba y las subidas más pronunciadas. De todas formas, llegué al maratón en 5 horas 27 minutos, dos minutos más rápido que en la MaMoVa.

En el km 45 es cuando empecé a pensar en tirar la toalla. Hacía mucho calor, no había nada de sombra, y las subidas parecían interminables. Menos mal que llevaba mi gorra sahariana, que empapé con agua en los controles y en algún que otro abrevadero.

En el km 48 de repente el tiempo cambió por completo. Aparecieron unas nubes negras de la nada a tapar el sol. ¡Que alivio! Me quité las gafas de sol y la gorra sahariana y corría más feliz los 6 km hasta el siguiente control en Xodos.

A punto de llegar a Xodos, empezó el diluvio. Al principio lluvia fina que se agradecía después de tantas horas de calor, pero en seguida se convertía en tormenta con gotas gordas y granizo.  Ya empapado por completo, busqué refugio en un portal para comerme otro bocata de jamón serrano y tomate, y dejar pasar la lluvia un poco. Cuando parecía aflojar un poco, empecé de nuevo.

Eran ya las 2 de la tarde y solo me quedaban 9km para meta. El tobillo había aguantado, las rampas iban y venían, pero eran soportables. El dolor que más molestaba en ese momento era en la parte exterior de la rodilla derecha, que se quejaba de tanto machaque, pero ya no pensaba en retirarme, ni de coña. La lluvia seguía, sin molestar demasiado, pero las sendas estaban llenas de barro y charcos y las rocas resbalaban.

En el km 59 hay el último control antes de una pequeña bajada de 3km hasta la meta en la ermita de San Joan. Cuando empieces a oír el publico y las altavoces ya no te hacen falta más ánimos. Ya sabes que lo tienes en el bote.

De los 1392 que empezamos, llegamos 1105 a meta. Se ve que muchos se retiraron por el calor. Terminé con un tiempo oficial de 9 horas 42 minutos, en el puesto 470 de la clasificación general y 84 de veteranos. José Manuel, todo una maquina, terminó su tercera participación en la MiM con un tiempo extraordinario de 7 horas 40 minutos, quedando 106 en la  general y 87 en la categoría senior.

Enhorabuena a todos los que se llevaron una camiseta de “finisher” , y ánimo a los que no lo conseguían este año. El año que viene volveremos.

Un saludo muntanyenc

Byron

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *