Samuel Sanchez se lleva el gato al agua enl a 1ª gran etapa de montaña.

Samuel Sánchez aparece exultante tras ganar la duodécima etapa del Tour de Francia, un triunfo “que tiene valor doble” por haber sido conseguido en Luz Ardiden, ante miles de aficionados españoles y en el lugar donde el Euskaltel logró su primer triunfo en la ronda gala.

“Sabía que hoy era un día importante, pero no esperaba ganar”, confesó el ciclista asturiano, que milita en el Euskaltel desde los inicios de su carrera.

“Es la victoria de mi vida, lo que buscaba desde niño”, dijo nada más cruzar la meta de Luz Ardiden, donde también hizo mención a los numerosos aficionados vascos que le animaron durante la etapa.

“Todavía no me lo creo, ganar en el Tour de Francia, en Luz Ardiden, con toda nuestra afición presente, para nosotros tiene un valor doble”, añadió unos minutos más tarde tras haber pasado ya por el podio.

“Además, aquí ganó Roberto Laiseka hace diez años, es algo increíble, ha sido un día grande para el equipo”, comentó.

“Samu” valoró más positivamente esta victoria que la conseguida en 2008 en los Juegos Olímpicos de Pekín, cuando se colgó el oro en la prueba de ruta.

“Los Juegos son algo diferente, estás lejos, en un ambiente particular y tiene una gran magnitud, pero para un deportista ganar en el Tour no se puede igualar, más si lo haces en los Pirineos, en Luz Ardiden”, comentó.

Pese a todo, Sánchez aseguró que trata de “disfrutar cada momento y cada victoria, porque te hace olvidar los momentos duros que se viven en este deporte, las horas de entrenamiento”.

Samuel cobró distancia en el descenso del Tourmalet, cuando se fugó con otros ciclistas, entre ellos el belga Philippe Gilbert.

“Vi que los primeros de la general no tenían más de dos compañeros y pensé que no podían ir a por mí, que podían dejarme, así que me lancé”, aseguró.

Por delante, Sánchez se encontró con su compañero de equipo Rubén Pérez, que se había descolgado de la escapada del día.

“Nos ha salido la jugada muy bien. Por detrás los hermanos Schleck sólo tenían a Voigt y Alberto (Contador) no tenía a nadie. Me dije que si llegaba con ventaja al ascenso y no flaqueaba podía lograrlo”, agregó.

Sánchez señaló que se entendió bien con su compañero de fuga, el belga Jelle Vanendert y que no temió por poder ser alcanzado por Frank Schleck, a quien finalmente distanció en 7 segundos.

Samuel, que perdió mucho tiempo en los primeros días del Tour, se sitúa ahora en el puesto octavo a 4:11 del líder, el francés Thomas Voeckler, pero el asturiano no quiere pensar en la general.

“Ahora quiero disfrutar esta victoria, con mi familia y mis compañeros. Ya veremos más adelante, la carrera pondrá a cada uno en su sitio. Mi objetivo era ganar una etapa, lo que venga de más a partir de ahora será bienvenido”, señaló el cuarto de la pasada edición.

Por su parte, Alberto Contador se mostró satisfecho del resultado de la duodécima etapa del Tour de Francia porque “sólo” cedió unos segundos pese a haber tenido problemas en la rodilla derecha que tiene lesionada desde hace días.

“Era la primera etapa de montaña y estoy contento con el resultado. Me he sentido muy mal con la rodilla, me iba molestando y estoy contento con el resultado pese a que he cedido unos segundos, más no he podido hacer”, afirmó.

Contador perdió 33 segundos con respecto a Frank Schleck y 13 con su hermano Andy y con el australiano Cadel Evans. El madrileño destacó la táctica de los hermanos Schleck, que se sucedieron en los ataques.

“Indudablemente que al estar los dos hermanos tienen más opciones de ayudarse. Pero hay otros rivales, como Evans, Ivan Basso que han estado muy fuertes”, agregó.

“He tenido que ser prudente. Cuando he visto que los dos hermanos hablaban sabía que iban a jugar sus cartas. Frank se ha lanzado, supongo que sería porque se sentía más fuerte”, agregó.

Contador señaló que debe “correr de forma inteligente” para afrontar las próximas etapas y recortar el tiempo que tiene perdido.

El de Pinto reconoció que tuvo problemas con la rodilla que se lesionó en la caída de la quinta etapa, pero se mostró convencido de que mejorará en los próximos días.

“Estoy casi seguro de que cada día irá mejor, con un poco de hielo la rodilla estará en condiciones para el sábado”, afirmó Contador en referencia a la próxima etapa pirenaica con final en alto, en el Plateau de Beille. El madrileño señaló que la rodilla le molestó en las arrancadas e los puertos.

“He sentido las consecuencias de las caídas de los primeros días, mi golpe de pedal no era tan bueno, pero estoy seguro de que voy a mejorar”, indicó. “Cuesta mucho arrancar el motor, pero ahora todos están con fatiga y eso va a mi favor”, señaló.

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *