Maratón del Polo Norte: a 30 grados bajo cero

Con dos días de retraso, el 6 de abril, una ventana de buen tiempo permitió a 40 corredores, procedentes de 18 países, volar de la Isla Svalbard (Noruega), Círculo Polar Ártico, a la Base flotante rusa Barneo. Allí la expedición atlética estableció su campamento para competir sobre el océano helado, cubriendo un farragoso trazado de 42 kilómetros. El segoviano Luis Alonso Marcos y el barcelonés Enric Gómez fueron los únicos españoles en la línea de salida.

Como cada año, desde 2002, la Asociación de Exploradores Polares de Rusia ha levantado a primeros de abril una Base temporal en el Océano Glacial Ártico, muy cerca del Polo Norte Geográfico. Poco más de un mes es mantenida en pie debido al continuo e imprevisible movimiento de la costra de hielo flotante (varios kilómetros al día), al infierno climatológico y a la noche polar que dura la mitad del año. La base se compone de varias tiendas de campaña y una improvisada pista de aterrizaje, alisada con tractores. Todo lo necesario es transportado en aviones y helicópteros desde Rusia y el archipiélago noruego de Svalvard. Previamente varios paracaidistas son lanzados como avanzadilla para preparar el aterrizaje del Antonov 74, encargado de trasladar y abastecer a las expediciones científicas y deportivas. Los corredores del maratón han sido los primeros de la temporada en utilizarla.

Con el sol permanentemente colgado del horizonte las 24 horas del día, a las 21:00 horas del 6 de abril comenzó el maratón. El termómetro marcaba los 30 grados bajo cero, aunque esporádicas rachas de viento provocaban sensación térmica aún más severa. En esas condiciones es imprescindible acertar con el equipo contra el intenso frío y el terreno. Algunos corredores optaron por utilizar ligeras raquetas de nieve para mejorar el avance sobre las placas de hielo superpuestas.

Sobre el eje de rotación de la Tierra

Pronto el grupo de atletas más fuerte tomó la cabeza de carrera hasta que el mercurio y la suma de kilómetros fueron definiendo el podium final. Después de 4h:17:08 de lucha contra la gélida temperatura, el británico Andrew Murray completaba de madrugada los 42 kilómetros en primer lugar. Segundo en meta se presentaba el español Luis Alonso Marcos, 4h:19:38, y tercero llegaba el también británico James Matthews, 4h:41:01. Por su parte la australiana Demelza Farr, 6h:06:36, lideró el grupo de corredoras seguida de la británica Rebeca Newman, 6h:11:39, y de su compatriota Julie Brailsford, 6h:14:40.

Una vez finalizado el maratón, un par de helicópteros rusos MI8 trasladaron a todos los corredores al punto que el GPS marcaba los 90 grados de Latitud Norte, punto exacto donde se sitúa el Polo Norte Geográfico, en esos momentos a unos 25 kilómetros de la Base. Allí tuvieron la posibilidad de dar “la vuelta al mundo” rodeando el eje de rotación terrestre, caminando solo unos cuantos pasos en círculo.

Poco antes de partir, a modo de despedida de la Base Barneo, Luis Alonso Marcos ofreció una grata sorpresa a los presentes. Entre el equipaje contra el frío, el segoviano había incluido un cochillo precocinado que la Asociación para la Promoción del Cochinillo de Segovia le había entregado antes de partir. Técnicos de la Base rusa y corredores dieron buena cuenta gastronómica del mismo en el lugar más remoto e inhóspito del mundo, en el mismísimo Polo Norte. Así mismo, en el mástil de la Base también quedó clavada la flecha de madera que los chicos de la Asociación de Discapacitados de San Ildefonso, ADISIL, grabaron con el nombre de la localidad segoviana y la distancia que les separa del Polo, 5.500 kilómetros.

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *