Porque nos lesionamos?

“Solamente se lesionan los que entrenan con dolor”

“Lo que lesiona no es correr, sino correr mal”

“El cuerpo te avisa mucho antes de que la lesión se produzca. Te da señales. A veces te grita y uno no escucha o se hace sordo”

“Sólo cuando somos niños corremos con la técnica adecuada. La mayoría de los niños pequeños son ejemplos perfectos de biomecánica. Nuestro cuerpo cambia por el estrés al que lo sometemos. Corremos contracturados de la cabeza a los pies. Para correr con la técnica adecuada hay que aprender primero a relajarse”

“¿Cuantos de nosotros buscan determinar la causa del problema cuando tienen una molestia como una contractura o un dolor que aparentemente salió de la nada? “Ya se me va a pasar” o “entro en calor y se me va” es el pensamiento predominante, a pesar de que en el fondo sabemos que hay un problema latente, agazapado esperando dar el zarpazo”

“Tu consejero debe ser un corredor. Sin la experiencia de primera mano corriendo, esta persona no tendrá la suficiente comprensión (visión) para ayudarte. Por supuesto, esto no significa que todo el asesoramiento que recibas de otros corredores será sensato–solo que existe una mayor probabilidad de que sea correcto“

“Tu consejero debe ser capaz de discutir en detalle los factores genéticos, ambientales y de entrenamiento que probablemente hayan causado tu lesión. Si el facultativo no es capaz de hacerlo, (ambos, paciente y médico) no podrán llegar a nada“

“Si fuese incapaz de curar tu lesión, tu consejero debería sentirse tan angustiado acerca de este fracaso como tú. La persona de quien buscas ayuda, debe entender la importancia que correr tiene para ti. Desde el vamos, es patentemente ridículo aceptar las recomendaciones de alguien que es contrario a que corras“

“Tu consejero no debería ser caro, ya que la mayoría de las lesiones de correr pueden ser curadas sin recurrir a costosos tratamientos“

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *