Ivan Raña. Que diferencia el corazón de un ciclista al de un triatleta?

Este interseante artículo se centra en nuestro campeón del mundo de triatlon Ivan Raña.  Ivan ha competido al máximo nivel en los dos deportes de élite más duros que existen, el triatlon y el ciclismo. En la 1ªparte, nos centramos en un artículo de la temporada 2009, cuando Ivan decidió probar suerte en las filas del equipo ciclista Xacobeo Galicia. Tras la experiencia, ivan volvió al triatlon con la mirada puesta en Londres 2012.

«Este corazón no es de ciclista». Iván Raña escuchó la sentencia mientras el doctor observaba las imágenes del ecocardiograma. El grosor de las paredes cardíacas del ordense era mayor que la del resto de la plantilla del Xacobeo y el tamaño de las aurículas y los ventrículos era inferior que el que presentaban sus compañeros. El médico sabía que aquel corredor había practicado otro deporte que exige más intensidad que el ciclismo. «Triatlón», confesó Raña. Fue traicionado por su propio corazón.

Las pruebas médicas requeridas por la Unión Ciclista Internacional fueron realizadas en una clínica de Vigo. «Yo ya me imaginaba que iba a ser así. Con bajas pulsaciones mis compañeros son más eficientes que yo», dice el triatleta reconvertido a corredor. «Iván tiene un motor de lamparillas», bromean en el Xacobeo. Un motor más compacto esculpido por el triatlón, una disciplina más explosiva que el ciclismo.

«Practicar un deporte más de nueve diez horas por semana genera un desarrollo importante del corazón, que se adapta al entrenamiento. Aumenta el tamaño del músculo y el de las cámaras cardíacas, sobre todo el del ventrículo izquierdo. Son cambios fisiológicos, no conllevan riesgos. El corazón se adapta al ejercicio crónico, es una conclusión que vale para los deportistas de élite y también para el resto de la gente», explica Juan José Crespo, especialista en Medicina de la Educación física y Deporte y profesor asociado en la Universidad de Vigo.

El doctor Crespo señala que el desarrollo del corazón depende del deporte practicado. «Todas las disciplinas de resistencia aumentan el tamaño. Y el ciclismo es más de resistencia pura que el triatlón, una disciplina en la que además hay que tener en cuenta el papel que desempeña el tren superior, sobre todo en el agua», señala.

Raña recuerda que cuando era triatleta dedicaba al entrenamiento un número de horas similar al que dedica ahora a la bicicleta. Pero las dividía en tres disciplinas y siempre dedicaba una parte a trabajar con intensidad. «Y las competiciones son mucho más explosivas en el triatlón olímpico que el ciclismo. Los triatletas van al máximo durante casi dos horas», dice el corredor.

Crespo añade que esta situación no es un problema y que Raña solo tendrá que reciclarse para poder mover una gran cantidad de sangre e incrementar así la capacidad de recuperación, un factor importante de cara a las carreras por etapas, tan distintas de las espaciadas competiciones que preparaba el gallego en su etapa de triatleta. Una de las consignas de Raña es no trabajar mucho el tren superior. La receta para adaptarse al ciclismo, «horas y horas de bicicleta a ritmo no muy alto». El ex campeón del mundo señala que para estar a buen nivel necesitará unos cuatro o cinco meses. «Una adaptación completa puede llevarme un año», agrega. «Reciclarse deportivamente es más complicado de lo que parece, no solo se necesitan cambios a nivel muscular

«Vuelta al triatlon»

».

Una vez terminada su experiencia en el ciclismo. Iván Raña volvió al triatlon. El deportista coruñés confesó que el ciclismo le “apasionaba”, y que lo ha pasado “mal” y se ha “divertido” a la vez. “Puedo ser ciclista”, aseveró Raña, campeón del mundo y de Europa de triatlón en 2002.

El español decidió cambiar porque la situación del ciclismo “estaba muy difícil” y no le daba “confianza”. “Por eso, prefiero por apostar por algo seguro y regreso con el objetivo de intentar estar al mismo nivel”, aunque necesitará “cuatro o cinco meses de readaptación”, recalcó.

“Espero no dejar más el triatlón”, subrayó Raña, que tiene como “objetivo más claro los Juegos de Londres”

Sin embargo, Iván Raña insistió en que todo llevará su tiempo. “No creo que pronto esté para ganar, pero para la mitad y el final de la temporada tengo la ilusión de estar delante”, afirmó el gallego.

El triatleta español reconoció que su paso por el ciclismo no le va a servir de ayuda en el segmento ciclista. “A nivel físico no lo he notado, pero sí he aprendido a correr. Habría que llevar tres años como profesional para poder dejar a alguien en el segmento de ciclismo del triatlón”, destacó el coruñés, que intentará “mejorar” en la carrera a pie y estar “bien” en natación.

Sobre el ciclismo, el gallego, que corrió en las filas del Xacobeo Galicia, lo abandona dejando “buenos amigos”, y tras sufrir “en lo físico” y por la “tensión de la carrera”. “Vas a 180 pulsaciones y tienes que pensar rápido”, comentó.

 

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *