Entradas

¿Realmente sé como corro?

La dinámica de la carrera, ¿realmente sé como corro? 

Llega un momento que nuestra pasión por el running, nos hace interesarnos por los aspectos más técnicos de la carrera, con los que realmente averiguamos en qué nivel estamos, pero que la mayoría de las veces no sabemos cómo interpretar.

Dejando a un lado la técnica de carrera y la eficiencia de la misma, nos encontramos con una ecuación que va a ser clave en nuestra velocidad y ritmo por minuto; CADENCIA Y LONGITUD DE ZANCADA.

Seguro que habéis visto muchos artículos sobre la cadencia y la cifra mágica de 180 PASOS por minuto, como si fuese el número clave para ser un buen runner. Bien, es una buena cifra, y debemos estar rondándola en nuestras salidas, pero seguro que no habéis visto muchos artículos predicando una buena LONGITUD DE ZANCADA. ¿Sabes cuál es la tuya? .

He visto muchos corredores populares con una cadencia de 180 o más, pero con una zancada de poco más de un metro y para ir más rápido, aumentan aun más la velocidad de pierna y eso resta eficiencia a su velocidad y ritmo.

Pensar el símil con una bicicleta, cuando llega momento que ya no podemos pedalear más rápido y alcanzar más velocidad, y únicamente subimos de velocidad, cuando le bajamos una marcha a la bicicleta. Pues bajar una marcha en bicicleta, corresponde a alargar la zancada.

La correcta distribución de esta ecuación hará que podamos elegir qué velocidad y ritmo a llevar, zancada más corta, ritmos lentos y zancada más larga, ritmos más rápidos, intentando mantener una CADENCIA ágil en todos los ritmos.

Otra ventaja de llevar una CADENCIA ágil, es el tiempo de contacto con el suelo. Cuanto más rápida sea nuestra zancada, menos tiempo en el suelo vamos a estar, con los beneficios dinámicos y musculares que esto conlleva.

La mayoría de dispositivos GPS, ya empiezan a incluir muchos datos útiles sobre la dinámica de carrera y como cualquier dato, luego hay que analizarlo para poder elegir el camino a tomar para mejorarlo.

Screenshot_20160612-135812

En la foto podemos ver un entrenamiento de calidad de 8k, subumbral, donde una zancada de 1, 36mtrs + una CADENCIA de 183, hicieron que me moviera a 4:02 min/km. Si hubiera aumentado la distancia a 1,50 Mrs., hubiera rodado a 3:40 min/km, con un aumento muy considerable de las pulsaciones, claro.

TU DECIDES QUE RITMO LLEVAR, MANEJANDO CADENCIA Y LONGITUD DE ZANCADA.

Recuerda, para mejorar no tienes que correr por correr, como cualquier otro deporte, hay infinidad de aspectos técnicos en los que incidir.

 

 

logoENTERO

 

Phone: 617934077 
Email: baldoperezlopez@gmail.com

Correr por correr

En una sociedad de apariencias, modas pasajeras y consumismo, apareció hace unos años la moda del running, es una de las modas nuevas que mas me gustan, muy saludable tanto física como psíquicamente. Pero como todas las modas masivas hay que ir con cuidado, más aun si empiezas o has empezado hace poco.

Creo que unos de los valores que debes tener claro al empezar, es que no tienes que demostrarle nada a nadie, ni hacer ningún tipo de penitencia competitiva, para alcanzar un «status social» alto.

street-marathon-1149220_960_720

La idea no es que tu meta sea correr cuanto mas largo mejor, no te dejes seducir por la ola mediática, cuidado con hacer  maratones, distancias Ironaman, Ultras etc.

Nunca quieras ser como ese amigo que conoces que hace «tiempazos» y muchos maratones, quiere ser tú mismo, ¡tú mismo! y anímate siempre, tu eres tu mejor fan y el que mas LIKE, te tienes que poner.

Tu meta debe ser, sentirte libre haciendo deporte, no tener prisa, disfrutar de tus salidas y conocerte a ti mismo. Desafíate, pero con cabeza, demuéstrarte que puedes en cualquier ámbito de la vida.

Disfruta del deporte, que tu maratón más importante sea la vida, disfrútala de forma deportiva, aprende a conocerte, a sufrirte y esforzarte y los “galones” sociales vendrán solos, porque le trasmitirás a todo el mundo que eres un RUNNER, pero de los de verdad.

 

 

logoENTERO

Algunas manias y rituales de los corredores populares

A la hora de afrontar las carreras, los rituales de muchos corredores populares podrían compararse con los de los toreros antes de saltar al ruedo, lo que da para unas cuantas anécdotas de los corredores populares antes, durante y después de la carrera.

Los rituales empiezan horas antes, con la última ingesta, que debe ser a una hora y consumiendo unos alimentos determinados, siempre los mismos.

ropa técnica runningA medida que se acerca la hora de competir se multiplican los rituales, la misma equipación con la que se obtuvo tan buen tiempo en aquella carrera, los calcetines de color verde que me regalaron hace ya demasiado tiempo pero que son como mi amuleto, las zapatillas, primero siempre la derecha (o la izquierda) y con el nudo perfecto, hecho con mimo casi maternal.

Es hora de recoger el dorsal y el chip y hay que colocarlos siempre en idéntica posición y altura, usando el mismo número de imperdibles y siempre con la camiseta quitada.

Y llega la hora de la verdad, hay que colocarse para la salida, aquí las manías de los corredores populares se multiplican: colocarse siempre a la derecha porque en este lado hay menos tropezones, atarse a la muñeca el pañuelo de la novia o el calcetín del niño, santiguarse o pronunciar “a grito pelado” una arenga, y por supuesto, para los amantes de la música, tener preparado ese mp3 con la música de usar “solo en carreras”.

Comienza la carrera, y hay que empezar siempre con la misma pierna y recoger el avituallamiento por el mismo lado. Cuando por fin llega la línea de meta, pisarla con la zapatilla que lleva el chip.

Finalmente, las manías continúan después en casa: guardar el dorsal, lavar la ropa pero no los amuletos, y así hasta la próxima carrera, pero eso será otra historia parecida, o quizás no…

Testimonios de esos locos que corren

Seguro que muchos de vosotros conocéis el famoso vídeo “Esos Locos que corren” narrado por el escritor y corredor uruguayo, Marciano Durán.

El vídeo se convirtió en viral entre los» locos» que practicamos running. Algunas de las partes del vídeo dicen:

Esos locos que corren Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano a la mañana y se empeñan en ganarle al sol. Otros se insolan al mediodía, se cansan a la tarde o intentan que no los atropelle un camión por la noche. Están locos. En verano corren, trotan, transpiran, se deshidratan y finalmente se cansan… sólo para disfrutar del descanso. En invierno se tapan, se abrigan, se quejan, se enfrían, se resfrían y dejan que la lluvia les moje la cara. Yo los he visto.

Pasan rápido por la rambla, despacio entre los árboles, serpentean caminos de tierra, trepan cuestas empedradas, trotan en la banquina de una carretera perdida, esquivan olas en la playa, cruzan puentes de madera, pisan hojas secas, suben cerros, saltan charcos, atraviesan parques, se molestan con los autos que no frenan, disparan de un perro y corren, corren y corren. Escuchan música que acompaña el ritmo de sus piernas, escuchan a los horneros y a las gaviotas, escuchan sus latidos y su propia respiración, miran hacia delante, miran sus pies, huelen el viento que pasó por los eucaliptos, la brisa que salió de los naranjos, respiran el aire que llega de los pinos y entreparan cuando pasan frente a los jazmines. 

¿A qué ya sabéis de qué vídeo os hablamos? Pues desde 42K Running, y en colaboración con el programa Crono TV, hemos preparado nuestra propia versión con testimonios de “esos locos que corren

Esperamos os guste.

¿Sufres de RUNNEREXIA? La enfermedad del corredor

Hoy queremos hablaros de la  Runnerexia, una “enfermedad del corredor”  de la que el periodista Alex Heras, hablaba en su web Valencia Runner.

Alex, explicaba de una forma  divertida esta enfermedad que nos afecta a muchos corredores populares y citaba algunos de sus síntomas:

Notas que ha mejorado tu capacidad numérica. Sabes con exactitud proyectar el tiempo en el que finalizarías cualquier carrera sabiendo el ritmo y viceversa.

De repente, piensas todo orgulloso que todos tus amigos corren, pero no te das cuenta de que los amigos que tenías que no corren hace un año que no les llamas. Impacto social. Que sí que hay vida más allá del running y sí hay gente “muy muy extraña que no corre todavía y que es interesante, aunque no te lo creas”.

20140305-175254

Los típicos amigos que llegan a cenar un sábado a tu casa y con los que siempre has estado muy a gusto, a las doce te empiezan a molestar. La razón: quieres descansar lo suficiente para el domingo estar a la altura en el entrene que tienes en grupo. Eso si no hay carrera el domingo. Porque si se compite, no hay cena ni amigos en casa que valga.

Te proponen un plan y lo primero que aparece en tu cabeza es el calendario de carreras sin importarte si es la boda de tu mejor amigo. O de tu hermano. Te da igual.

Recuerdas de memoria las carreras de aquí a tres meses vista. Y las marcas que hiciste en esas pruebas hace dos años. Pero se te olvidan los cumpleaños de tus padres e hijos… y el aniversario de boda, claro.

Correr sin GPS es como no haber corrido. Lo que no queda registrado no existe. Y si encima lo exhibes es como si lo hubieses hecho doble. Te duele el brazo de extenderlo tanto para enseñar tu reloj en público.

No te das cuenta que las revistas de running siempre cuentan lo mismo y que el tema no da para tanto. Te vas un poco embruteciendo a nivel cultural.

La hiponcondría del corredor. Siempre observándose y chequeando continuamente los doloresMiedo patológico a caer enfermo justo antes de las grandes citas. La expresión más neurótica de la runnerexia.

Y si ya un sábado por la noche eres capaz de acostarte antes que tu pareja porque entrenas en domingo y cuando llega el/ella a tu cama ya estás dormido… macho deja de correr. Sexo.

Tu armario da miedo. Tienes el Síndrome de Diógenes runner. Acumulas camisetas, bolsas del corredor, ropa y pares de zapatillas. Algunas las escondes en el trastero por miedo a subir otra más a casa.

Tu muro en Facebook y time line de Twitter tiene más mapas, coordenadas y tracks que la sección cartográfica de la CIA. Todos suben, comparten y comentan sus entrenamientos.

Recuerdas que hace un año, comentaste le diste a ‘Me gusta’ en una foto de unos niños disfrazados en Carnaval. Sí, son tus hijos.

Si quieres leer el artículo completo puedes hacerlo en este enlace