Deshidratación en deportista de fondo y estrategia de abordaje

Conscientes de que uno de los principales motivos de abandono en deportes de resistencia viene de la mano de una hidratación inadecuada, insuficiente o ambas; procedemos al abordaje de este complejo tema de gran interés para todos los deportistas.

En primer lugar, es destacable que no sólo es necesario estar correctamente hidratado en el momento de la prueba deportiva, sino en el día a día del deportista. Podría decirse por tanto, que se trata de uno de los factores limitantes para un correcto rendimiento deportivo, recuperación post entrenamiento y prevención de complicaciones durante la prueba.

Las causas principales de la deshidratación son la sudoración y la orina (es decir, situaciones en las cuales se expulsa líquido del organismo). Estas situaciones varían según factores climatológicos como la temperatura, la humedad y el viento.

Algunas de las consecuencias de la deshidratación son:

Calambres: aparición de espasmos dolorosos en la zona muscular de abdomen y articulaciones, provocados por una incorrecta reposición de sodio. Es decir se puede haber bebido una cantidad adecuada, pero no de forma correcta.

Síncope: se caracteriza por aparecer en los primeros días de entrenamiento en un ambiente con una mayor temperatura y humedad a la habitual. Pasada una semana el organismo se aclimata a las nuevas condiciones climatológicas.

Agotamiento: aparición de complicaciones gastrointestinales (náuseas/vómitos/diarreas), sensación de calor en cabeza y tronco, fatiga, hiperventilación. Suele suponer la retirada de la prueba dada la incapacidad de continuar realizando actividad física.

HIPONATREMIA ¿qué es y cómo se produce?

Es una de las principales complicaciones en deportistas de resistencia y ultrarresistencia, un sujeto padece hiponatremia cuando presenta una concentración de sodio en sangre inferior a la normalidad. Es altamente característico de pruebas de más de 6h de duración, aunque también puede aparecer en periodos de 2-4h de actividad.

Se trata de un fenómeno asintomático, y por tanto difícil de detectar que en casos extremos puede suponer graves consecuencias e incluso la muerte del deportista. Por suerte, no se suele llegar a casos tan extremos y una buena estrategia de hidratación impide su aparición.

Las causas de la hiponatremia son 2:

  1. Exceso de agua corporal: se da por una ingesta excesiva de agua o por una mala excreción.
  2. Disminución de sodio en sangre: producida por una excesiva sudoración y una mala reposición de dicho mineral.

Es decir, puedes beber mucha agua y pensar que estás bien hidratado, ¡pero no es así! No hay que reponer la cantidad de agua solamente, sino que también el sodio o bien mediante cápsulas de sales o bebidas de rehidratación (puedes alternar agua con este tipo de bebidas).

En el post anterior comentábamos como recomendación general el consumo de 500-700ml de líquido a la hora pero vamos a personalizarlo un poco, ¿no?

La metodología a seguir será la siguiente (explicación mediante ejemplo):

“Corredor quiere saber cuánto hidratarse en la maratón de Valencia (salida a las 9.00h con una temperatura de unos 15 grados) y que espera realizar en 3h.”

Unas semanas previas a la maratón el sujeto saldrá a correr 1h, a las 9.00h y con una temperatura y ritmo similares a la prueba.

Justo antes de salir a correr se pesará y obtiene el peso de 75kg. Durante la hora el sujeto se hidrata con normalidad y pasados los 60 minutos llega a casa y se pesa de nuevo. Obtiene 74.2kg. Además mira su botella y ve que ha bebido medio litro (0.5kg). En una hora nuestro paciente tiene que reponer 1.3kg de líquido para que su rendimiento sea óptimo.

La ecuación es PESO INICIAL – PESO FINAL + LÍQUIDO INGERIDO

Recordamos que la planificación nutricional en pruebas de resistencia/ultrarresistencia es compleja, teniendo que tenerse en cuenta múltiples variables como ingesta de sodio y otros minerales, aporte de carbohidratos por hora, reposición hídrica, problemas gastrointestinales, posibilidad de ingesta de alimentos/líquidos, avituallamientos, tipo de deportes, necesidades personales, material deportivo disponible por el paciente, etc.

Por tanto en nombre de todos los Dietistas-Nutricionistas colegiados se recomienda que en caso de necesitar ayuda profesional se acuda al profesional sanitario pertinente: el Dietista-Nutricionista.


Ismael Martínez García
Dietista-Nutricionista
Nº Colegiado CV00678
Máster en Nutrición como pilar en el rendimiento en deportes de resistencia y ultrarresistencia.
www.dietisticavalencia.com
FacebookInstagram

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *