Tu salud comienza en el carrito de la compra: Etiquetado nutricional

Realizar una alimentación sana y equilibrada es algo primordial para obtener buenos resultados a nivel competitivo así como para gozar de un buen estado de salud y sobre todo, mantenerlo en el tiempo. Pero, obviamente, para llevar a cabo una correcta dieta, tenemos que escoger una serie de alimentos en el supermercado que nos permitan realizar este estilo de alimentación.

Podría decirse por tanto que la dieta comienza en el supermercado. Pero, ¿sabemos comprar correctamente? Para ello es importante saber leer una etiqueta adecuadamente y poder compararla con otras opciones, escogiendo la más apropiada para nuestras necesidades. A continuación expondremos algunos “tips” a tener en cuenta en este delicado momento:

1) Lee el listado de ingredientes:

Si, ¡¡ese zumo de naranja no lleva naranja!! O, ¡¡el pan que compro lleva de todo menos harina!! ¿Os suena? Es bastante recurrente, por tanto más importante que mirar calorías u otros parámetros es atender a los ingredientes del producto, que por ley van ordenados de mayor a menor presencia en el alimento. Ej: Agua, naranja, pulpa y azúcar. El ingrediente mayoritario es el agua y el de menor presencia es el azúcar.

CONSEJO PRÁCTICO PARA ESCOGER UN PRODUCTO ADECUADO

¿Conoces
todos/casi todos los ingredientes? Es un buen producto.

¿La mayoría de ingredientes te suenan a chino? ¡¡Huye!!

2) Light, zero, enriquecido en __ , o avalado por:

La industria alimentaria quiere vender y para ello trata de convencer al cliente de lo maravillosos que son sus productos. Light no significa más sano, sino que tiene al menos un 30% menos de calorías que la versión normal y zero que no tiene azúcar. A priori esto parece saludable, pero suele ser a costa de introducir muchos “ingredientes no deseados” como emulgentes, edulcorantes, conservantes, aromatizantes, etc.

Otra estrategia de la industria alimentaria es enriquecer alimentos poco saludables con nutrientes como calcio, hierro o vitaminas. Es decir, desvío tu atención de la etiqueta de ese batido hiperazucarado poniendo en primera plana que lleva mucho calcio.

Además en esta misma línea suelen obtener avales de dudosa credibilidad por parte de organismos oficiales, como esas galletas llenas de grasa saturada y que recomienda la Asociación “X”.

3) Hidratos de carbono y grasas:

Ninguno de los 2 es malo, al contrario, son básicos en una dieta correcta. El peligro viene cuando gran parte de esos hidratos de carbono son azúcares AÑADIDOS y las grasas son SATURADAS/TRANS.

Aclaración: un zumo comercial lleva azúcar pero sus ingredientes son fruta, pulpa y agua: es saludable (aunque siempre mejor hacerlo en casa, o sobretodo, elegir una pieza de fruta en vez del zumo). Es decir, es azúcar intrínseco del alimento, no se ha añadido artificialmente, por lo que no es perjudicial. Sin embargo un refresco lleva azúcar añadido (perjudicial), no se encuentra presente de forma natural en el alimento.

4) Valor calórico:

Es importante, pero menos que los ingredientes o la calidad del alimento. Es decir, un refresco zero no aporta calorías y una pieza de fruta si. ¿Crees que es más sano? Evidentemente no, por tanto no se trata de contar calorías sino de atender qué nutrientes e ingredientes te proporcionan esas calorías.

5) Sal:

Escogeremos las opciones con menor cantidad de sal, sobretodo en hipertensos. Si consumimos alimentos naturales no debemos preocuparnos demasiado, ya que la mayoría de sal que consumimos viene de productos procesados, por ejemplo de ese puré súper saludable que solo hay que calentar en el microondas.

6) Fibra:

Es un nutriente importante en la alimentación diaria pero con el consumo adecuado de frutas y verduras debe ser más que suficiente. Salvo necesidades especiales de fibra no es necesario consumir alimentos integrales o con grandes cantidades de fibra si se lleva una dieta adecuada. Además… ¿Sabías que un exceso de fibra dificulta la absorción de calcio y hierro?

Esperamos haberte concienciado sobre la importancia que tiene leer bien que compramos ya que a la larga puede marcar la diferencia entre salud y enfermedad, entre bajar tus marcas o retirarte en un avituallamiento, entre un crecimiento saludable de tus hijos o presencia de patologías en la infancia.

 


Ismael Martínez García
Dietista-Nutricionista
Nº Colegiado CV00678
Máster en Nutrición como pilar en el rendimiento en deportes de resistencia y ultrarresistencia.
www.dietisticavalencia.com
FacebookInstagram

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *