Y despues del maraton, que?.

¡Uf! Ya ha pasado todo y estamos vivos. Hechos polvo, pero vivos. Algunos de milagro, pero con vida.  Muchos hemos corrido hace poco el maratón. Algunos ya eran veteranos, pero para otros ha sido la primera (y cruel y adictiva) experiencia.

Ni unos ni otros nos hemos ido de rositas. Los que menos algunas molestias, agujetas, piernas cansadas ¿Los peor parados? Pues ya sabéis, aquellos que no pudieron cruzar la meta o, lo que es peor, quienes terminaron en uno de los puestos sanitarios.

Lo que más le preocupa a  todos las semanas previas a la carrera (y ahora) no era si cumpliría los entrenamientos o si podría terminar su particular desafío. Lo que realmente les quitaba (y les quita) el sueño es qué van a hacer ahora, que ya ha pasado la carrera. Éste es un sentimiento nada extraño en el mundo de los deportistas. Se afanan por cumplir una meta, llega la prueba, la hacen y se quedan vacíos. Aunque es fácil salir de este atolladero mental. Con el entrenamiento que hemos hecho, nuestro físico está más preparado que nunca, mientras que nuestra mente se ha librado de la pesadísima carga de cumplir el desafío pensado. Es decir, somos libres y nos sobran facultades. Sólo hay que canalizarlas en otros objetivos.

Pensad en otra carrera, por ejemplo. Estamos en plena temporada de las pruebas populares. En España se celebran más de 5.000 de estos eventos y la mayoría no superan los 15 kilómetros.

Bueno, ahora unos consejitos para los que corristeis el domingo. Son muy sencillos y pueden ayudaros a vosotros, que a lo mejor estáis bajando las escaleras de espaldas de lo que os duelen los cuadríceps. Vuestros organismos van a tardar en recuperarse entre dos semanas y un mes, según sea vuestra naturaleza y el grado de entrenamiento realizado. Eso si no estáis lesionados, que entonces será más largo.

Acelera la recuperación de músculos y articulaciones moverse un poco estos días. Hay que hacerlo. Vale, si estáis ‘muy mataos’ no lo hagáis, pero lo adecuado es trotar (muy suave, mucho más despacio que en carrera) un ratito (no más de 20 minutos), luego someterse a una concienzuda sesión de estiramientos de piernas y espalda. Los que no corran, sí que deben estirar. La comida de estos días postmaratón es igual de importante. Debemos hacer hincapié en los hidratos de carbono, que hay que ingerir en mayor proporción que proteínas y lípidos. Ayuda a la regeneración celular el beber agua en abundancia. Una cantidad adecuada son tres litros diarios; el mejor sitio para beberla, la oficina.

Nada de medicinas, aunque un aporte algo mayor de vitamina C no está de más. La equinacea (hierba de virtudes reparadores que se consigue en herbolarios) hace milagros. Aunque a veces tomarse una aspirina con el desayuno de los primeros días es ‘mano de santo’.

Otra cosa para los adictos. Aunque hay machacas que han corrido hasta 56 maratones seguidos, uno por semana, no se recomienda correr más de 2 ó, a lo sumo, 3 al año. Así que, ya lo sabéis si os habéis quedado enganchados: pensad en los de otoño, como Nueva York, por ejemplo. Mientras, a limitarse a carreras de hasta medio maratón. O, mucho mejor, pensad en otro deporte.

Ánimo y a pensar en la siguiente!

Be Sociable, Share!
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *