¿Sabes cómo lavar ropa técnica de running?

En el mercado existe una gran cantidad de prendas textiles diseñadas específicamente para correr. Ropa técnica con acabados antibacterianos y antimicrobianos que proporciona una mayor comodidad, aumenta el rendimiento del corredor, favorece la transpiración del sudor, el aislamiento y la permeabilidad. Equipamiento que requiere un cuidado especial en su mantenimiento para garantizar que sus propiedades no se pierdan. Por eso, es importante seguir una serie de recomendaciones para cuidar y lavar ropa técnica de running y que, de esta forma, siga ofreciendo sus cualidades después de mucho tiempo.

Sin lugar a dudas, lo más importante es hacer caso a las instrucciones de los fabricantes, que normalmente suelen venir especificadas en la etiqueta. De igual manera, es más que aconsejable lavar ropa técnica de running justo después de cada uso, así evitaremos malas mayores.

Consejos para lavar ropa técnica de running

A la hora de llevar a cabo esta tarea, conviene tener especial precaución. No está de más seguir las pautas que se van a desgranar a continuación para lavar ropa técnica de running y tenerla siempre en perfectas condiciones:

  • Lavar cada vez que se detecten restos de sudor

Como se ha apuntado anteriormente, es muy importante que la ropa técnica se lave después de cada uso, aunque no presente aparentes signos de suciedad. El sudor contiene amoníaco y puede ejercer de corrosivo, de manera que el tejido se estropea y pierde sus propiedades. Sobre todo en prendas como camisetas técnicas o chándales. Si se trata de complementos como guantes o gorros, por ejemplo, se pueden lavar con una frecuencia menor.

  • Emplear jabones con PH neutro

De esta forma, la composición del producto no afectará a las propiedades específicas de las prendas. Se recomienda lavar a mano, pero si se utiliza lavadora, es conveniente elegir programas cortos y agua fría, usad temperaturas nunca superiores a los 30 grados. Es aconsejable, además, que toda la ropa técnica se lave en conjunto y no se mezcle con otros tejidos. El uso de suavizantes o lejías está completamente prohibido.
Mejor lavar con la camiseta técnica vuelta del revés, así evitaremos el deterioro de estampaciones, logos o marcas.

  • No se recomienda el uso de secadora

Para cuidar la ropa de runing como es debido, no se debe utilizar secadora, ya que existe el riesgo de que las prendas encojan o se deformen. Además, es un proceso agresivo para los tejidos, que sufren especialmente y pueden perder sus propiedades. Tampoco se recomienda exponer esta ropa al sol. Son tejidos que se secan con celeridad, por lo que basta con tenderlas en habitaciones adecuadamente ventiladas.

  • Utilizar la plancha es arriesgado

Al igual que ocurre con la secadora, la plancha puede poner en peligro la ropa técnica debido a que el calor puede hacer que el tejido se deforme o encoja. Este tipo de prendas no suelen arrugarse, por lo que no es necesario plancharlas.

Todo corredor que siga estos consejos podrá disfrutar de las propiedades de sus prendas técnicas durante mucho tiempo. Lavándola adecuadamente y conservándola en lugares secos en los que no haya riesgo de humedad, no se encontrará con ningún tipo de problema.

Cuidar y lavar ropa técnica de running, por tanto, es tan importante como llevar una dieta equilibrada, controlar las pulsaciones, recuperarse adecuadamente de las lesiones o interiorizar las técnicas de carrera.

El control de la intensidad en el entrenamiento

De forma casi sistemática me encuentro en consulta deportistas que están realizando los entrenos a intensidades inadecuadas, sólo unos pocos se libran. Y es que, como en casi todo, la dosis es importante.

De forma general esto es debido a la tendencia a, por compromisos de tiempo, realizar las cosas en el menor tiempo posible. Y eso, en este caso, significa generalmente entrenar la distancia que toca, pero en menos tiempo, o viceversa. Se tiene la sensación general, y así se transmite de forma habitual por distintos medios de difusión, de que el entrenamiento, si no genera una situación de fatiga, si no tenemos la sensación de haber entrenado mucho, no genera mejora. Y eso es incorrecto, lo que el entrenamiento debe generar, al menos al realizar entrenamientos de fondo es, adaptación.

Imaginemos que nuestro organismo es como un coche que trabaja con dos motores, a bajas uno diésel (grasas), a altas uno de gasolina (carbohidratos). El de gasolina da reprise –cambios de ritmo- y permite velocidades altas, pero consume mucho, y el depósito de gasolina es bastante limitado. Y si ese depósito se vacía, ya sea de forma súbita, o por un proceso de alto consumo continuado en el tiempo, provoca una drástica caída del rendimiento (pájara/sobreentrenamiento). Sin embargo, el de gasoil funciona a ritmos bajos, y no permite alardes de cambios bruscos de intensidad o altas intensidades mantenidas, pero dispone de un depósito de combustible casi ilimitado desde el punto de vista metabólico (las grasas). Si vamos a ritmo “diesel” y pedimos disponer de más energías (aumentamos la velocidad), llega un punto en que se produce un compromiso, por los altos costes de extracción de la energía a partir de éste substrato (beta oxidación), con lo que el sistema va cambiando a motor “gasolina” (glucolisis).

Por tanto, lo que toca es “enseñar” a nuestro organismo a usar las grasas de forma más eficiente. Sería como realizar el rodaje de un motor, llevarlo a su régimen más alto posible antes de que pierda eficiencia, y así que poco a poco vaya adaptando, con lo que la velocidad crucero irá aumentando, sin malgastar los carbohidratos.

Ese punto de inicio de la pérdida de eficiencia de las grasas como fuente del combustible se llama UMBRAL AERÓBICO (no el anaeróbico) y es la clave para el correcto control de las intensidades del entrenamiento. El problema es que para su determinación no existe ningún otro método que no sea realizar un test de esfuerzo con control de los gases respirados (ergoespirometría), o del ácido láctico en sangre. Ningún otro.

Por otro lado, se nos podría ocurrir que, para forzar a que se consuman grasas como fuente de energía, podemos manipular el sistema y obligarle a ello. Así que salimos a entrenar en ayunas, y a mas a más, con una cena previa pobre en carbohidratos (esto último ya ha merecido ser tema aparte). Error. Porque, si se va a una intensidad mínimamente elevada, no se deja de cumplir la condición inicial para que se puedan utilizar las grasas como fuente de energía, ¡los costes de extracción! Así que, como vamos a ritmo de carbohidratos, pero no disponemos de ellos, el organismo va a echar mano de su primo hermano metabólico, las proteínas (neoglucogénesis se llama el proceso). Con lo que se genera la paradoja de que estamos entrenando sin mejorar la condición física, sin disminuir los depósitos grasos, y encima quemando nuestro propio músculo!!!

 

Luis García del Moral

Medicina de la Educación Física y Deporte

Extraído de su blog: http://www.luisgarciadelmoral.com/2017/07/el-control-de-la-intensidad-en-el.html

Dolor de menisco por una técnica de carrera inadecuada

Una frase que suelo oír de vez en cuando, cuando saco la conversación de la técnica de carrera, es: “ah…¿que para correr se entrena?”. Si, o por lo menos se debe.

Una lesión o disfunción típica de los corredores, son los dolores de menisco, y estos a veces vienen derivados de una mala técnica de carrera.

En la imagen que os pongo más abajo, podéis apreciar, que cuando el impacto sobre el suelo se hace desde el talón (imagen gris), mucha parte de nuestro peso recae sobre el tren inferior en extensión y la unión más central de nuestro tren inferior, es la articulación de la rodilla.

Nuestra rodilla está preparada (si no hay cualquier tipo de patología degenerativa) para absorber impactos moderados típicos de la carrera, pero desde una posición menos comprometida que cuando “talonamos”.

Cuando impactamos de mediopie o antepie, la posición de nuestro cuerpo es mucho más equilibrada. Nuestro pie aterriza dentro de nuestro centro de gravedad y nuestra rodilla esta flexionada aproximadamente sobre 30º y en esa posición, nuestros meniscos se encuentran en una posición óptima para recibir el impacto.

En el caso contrario, cuando talonamos, nuestra tibia/peroné, están más adelantados que nuestro fémur, entonces nuestros meniscos están amortiguando de una manera muy descompensada en cada impacto, esto puede ocasionar, roturas de menisco por el punto donde la presión es mayor, pinzamientos del mismo, y desplazamientos del cuerpo meniscal, al recibir presiones desde un vector de fuerza poco adecuado. Esto podría evitarse con una corrección natural de nuestra pisada.

Con todo esto no quiero decir, que si no tienes una técnica eficiente de carrera, te vas a lesionar de la rodilla, cada cuerpo es diferente y por supuesto espero que nunca te lesiones. Pero sí que es algo para tener en cuenta, si queremos que nuestras rodillas no sufran más de la cuenta y queremos que nos duren miles de kilómetros, plantéate un cambio de pisada, ya no por mejorar tiempos, si no por preservar tu maquinaria el mayor tiempo posible.

En el próximo artículo veremos los posibles dolores de la columna lumbar, derivados de una posición demasiado recta al correr.
 

 

logoENTERO

 

Phone: 617934077 
Email: baldoperezlopez@gmail.com

El muro de la Maratón: técnicas psicológicas para vencerlo

Todo runner que se enfrente a la mítica distancia de los 42 km ejerce antes una preparación tanto física como psicológica. Tod@s han escuchado hablar de  qué es eso de “correr contra la pared”, han escuchado mil y una anécdotas de corredores que se han enfrentado cara a cara con esa pared de hormigón, algunos de los cuáles han sabido hacerle frente y otros por el contrario, se quedaron por el camino al no encontrar ningún atajo para bordear el MURO. Nuestros amigos de Lovelyrunners nos explican qué es el muro.

 

¿Qué es el muro?¿Cuál es la causa? ¿Por qué en el km 30? 

El muro puede definirse como la fatiga física y mental que hace que tengamos que bajar el ritmo de carrera e incluso abandonarla en los últimos diez kilómetros. La causa de ello es que las reservas de glucógeno en el organismo llegan a su fin y el organismo, para poder seguir funcionando, recurre a las reservas de grasa, que no pueden ser quemadas tan eficientemente. Es decir, se deba a la transformación de los hidratos de carbono, que  se consumen rápidamente y como un corredor como media puede almacenar más o menos unas 2.000 kilocalorías en su cuerpo, estas kilocalorías se agotan en torno al kilómetro 30. Señalar que no todo corredor necesariamente tiene que pasar por esta experiencia, pues existen múltiples factores que influyen en ello como el porcentaje de grasa en el cuerpo, el peso, la velocidad y el estado físico.

lovely-runners-articulos-psicologia-el-muro-tcnicas-psicolgicas-como-venerlo

http://www.lovelyrunners.com/

Debido a que sin lugar a dudas prepararse psicológicamente (así como físicamente)  para el posible encontronazo con el muro aumenta la garantía de poder vencerle, aquí  algunos consejos de cómo entrenar la mente y qué técnicas psicológicas puedes emplear para salir airoso del encuentro.

Sin lugar a dudas, igual que entrenamos el físico también tenemos que entrenar la mente, y una estrategia para ello es  anticipar las consecuencias, con el fin de que si consigues familiarizarte y manejar de manera adecuada las diversas sensaciones con las que vas a tener que batallar durante la maratón, la satisfacción que experimentarás te facilitará cruzar la línea de meta. Por ejemplo, no debes caer en la trampa de creer que la sensación de frescura que te  acompaña durante los primeros kms de carrera será eterna, o cuando debido a los pelotones, aceleras tu ritmo y te encuentras con un cansancio mayor a lo esperado.

Especial atención debes de tener con los últimos 10 kilómetros de carrera, tienes que evitar caer en la autocrítica y en los auto reproches; lo único que lograrás es que te hundas con mayor facilidad. Si sientes fatiga, si te acompaña un dolor punzante desde el km X, si tus cascos se han quedado sin batería, si vas a un ritmo mucho más por debajo de lo deseado…  si focalizas tu atención en ello, el muro aparecerá con toda seguridad y tu rendimiento se verá afectado de forma drástica.

Entonces, ¿qué puedes hacer? Pues bien, ante las situaciones arriba descritas, te serán de utilidad el emplear algunas de las siguientes técnicas psicológicas deportivas con el fin de lograr mantener tu nivel de concentración durante la carrera.

  • Técnicas de respiración que son fundamentales para disminuir los niveles de ansiedad.
  • Técnicas de relajación como la Técnica de Relajación Progresiva de Jacobson (una de mis preferidas) que te ayudarán a controlar el nivel de activación.
  • Técnicas de visualización como imaginarse cruzando la meta en condiciones físicas y psicológicas buenas.
  • Elaboración de pensamientos positivo, control de pensamientos.
  • Técnicas de meditación dónde los pensamientos positivos aumentarán tu confianza para lograr acabar la maratón.
  • Elaboración de una estrategia de carrera.

Por último remarcar, que hay que tener confianza en un mismo, pero cuidado, hay que saber encontrar el equilibrio para que esta autoconfianza no se vuelva contra uno mismo, y de esta forma sobreestimemos nuestras posibilidades lo cual nos abre la vía al fracaso y abandono.

Recuerda que preparar tu nivel mental es uno de los factores que determinará en gran medida que recorras esos 42 kms o no, sobre todo ante el temido muro del km 30; la autoafirmación y la fuerza de voluntad son garantía de éxito.

LovelyRunners

http://www.lovelyrunners.com/

Las ventajas de correr con tu perro

Los beneficios de correr con tu mascota son numerosos. Sin duda, correr con tu perro supone un estímulo, ya que al animal le gusta la actividad física. Por lo tanto, te animará a hacer ejercicio y alcanzarás una gran sintonía con él. En general, correr juntos os servirá para mantener un buen estado de forma y mejorar vuestra salud, sobre todo, a nivel cardiovascular. Tu autoestima y la confianza entre tu mascota y tú también crecerán. Has de tener en cuenta una serie de consejos para que este ejercicio físico compartido sea de provecho para ambos:

1. Espera el momento oportuno. Estas carreras no le vendrán bien a tu perro hasta que sus músculos y su esqueleto se hayan formado completamente. Puede llegar a transcurrir un año hasta que esto suceda. Tampoco debéis salir a correr en las horas de más calor, puesto que la sudoración del perro se produce solo a través de los jadeos.

2. Utiliza el equipamiento necesario. Además de una camiseta técnica de running que transpire bien, te harán falta un arnés ergonómico, una línea de tiro y un cinturón acolchado y ancho.

correr con perro

Imagen extraída de http://www.canalmascotas.com/

3. Controla todos los factores de la salud. Tanto de la de tu perro como de la tuya. La actividad no debe ser contraproducente para vuestro estado físico y los veterinarios y médicos os podrán aconsejar. Es importante que también adaptes la alimentación de tu perro a estas salidas.

4. Coordínate con tu perro. No trates de tirar de él más de la cuenta. Aprende a comprender sus sensaciones y vuestros movimientos se combinarán perfectamente.

5. Respeta las normas. Por último, recuerda que tu perro y tú formáis parte de la sociedad y tenéis que adaptaros a las normas. No corráis en lugares prohibidos y lleva siempre bolsas para recoger los excrementos.

En definitiva, correr con tu perro es un placer y estas recomendaciones mejorarán tu experiencia.

Fuente de la imagen destacada Eltiempo.es 

NUEVO

Las claves para correr una maratón

Para aquellos aficionados al running que se plantean si están preparados para correr una maratón, les indicamos en este artículo 5 claves que deben tener en cuenta para conseguir su objetivo y no fracasar en el intento. Puedes lograrlo y vamos a ayudarte.

Entrenamiento
Los planes de entrenamiento para corren una maratón deben diferenciarse de las salidas habituales. Hay que combinar las largas distancias con entrenamientos de velocidad y fuerza, siendo conveniente realizar alguna rutina de musculación o tonificación.

Sobre todo, realizar el plan de entrenamiento de forma gradual, sin empezar directamente con la distancia completa.

Paciencia
El running, como todo en la vida, requiere de un proceso. Enlazando este punto junto al anterior, hay que tener claro que no vamos a conseguir nuestro propósito rápidamente; es por ello que el esfuerzo diario va a ser muy importante. Marcarse unos “microobjetivos” a corto plazo facilitará alcanzar la meta final.

Motivación
Esfuerzo diario y motivación. Esta parte quizá sea la más importante de las 5 que aquí nombramos. No basta con saber lo que quieres, hay que esforzarse cada día por conseguirlo. Tener una mente positiva y decidida ayudará especialmente en aquellos días más duros que se presenten. Los pequeños esfuerzos diarios darán como resultado el objetivo final.

Dieta
Es necesario combinar el ejercicio con una dieta adecuada, no solo por la propio maratón, también por tu salud. Es necesario que el cuerpo reciba alimentación de calidad antes de realizar el esfuerzo (para rendir adecuadamente) y una vez finalizada la sesión (para recuperarse). Además de esto, hay que beber abundante agua para estar bien hidratado.

Vestimenta
Especialmente el calzado debe ser adecuado. Los pies reciben el impacto constante del peso del cuerpo durante la carrera; unas zapatillas con unas plantillas y amortiguación apropiada serán suficientes, junto a una ropa deportiva cómoda.

Con estas claves, conseguirás llegar poco a poco a tu meta más deseada.

Si deseas leer más artículos relacionados con planes de entrenamientos pincha aquí y con nutrición deportiva pincha aquí.

Claves para correr por cuestas

El recorrido de carreras como las del Circuito de Carreras Populares de la Diputación de Valencia guarda sorpresas a sus participantes, como cuestas. Muchos de ellos no están acostumbrados a correr con desniveles, y pierden ritmo en las subidas. Para que correr por cuestas deje de ser un problema y se convierta en un estímulo, vamos a ver consejos para runners.

-El entrenamiento. Hay que entrenar con cuestas. Primero, hay que conseguir una base con tiradas largas, y luego introduciremos poco a poco las cuestas en nuestro entrenamiento para acostumbrarnos. Lo ideal son cuestas entre 200 y 400 metros con desniveles del 5 al 8%. Son ejercicios de potencia que nos ayudarán a fortalecer las piernas.

-Reducir la zancada. Subir una cuesta con una zancada amplia es muy difícil, así que a medida que se endurezca la subida reduciremos la amplitud de la zancada. Aunque des más paso, así se avanza más con menos esfuerzo.

-La posición. La técnica es muy importante. Uno de los consejos para el corredor más útiles en las cuestas es mantener la vista al frente, sin mirar a los pies, y la espalda recta. Podremos respirar mejor, y el esfuerzo y la sensación de fatiga serán menores.

-No acelerar. Muchos corredores inexpertos aprovechan las cuestas para subir el ritmo, pero llegan al final agotados y en el llano o el descenso pierden más de lo que habían ganado. Hay que subir con calma, sin perder la cabeza. Las cuestas son un buen lugar para atacar, pero lo ideal es hacerlo arriba del todo y mantener el cambio de ritmo en el descenso o el llano.

-La bajada. Si la subida es importante, la bajada no lo es menos. Además de permitirnos recuperar, es donde se pueden abrir grandes diferencias, por eso es importante una buena técnica de carrera.

Así, las cuestas más duras nos parecerán mucho más fáciles.

Fuente de la imagen

Qué son y en qué se diferencian el entrenamiento en umbral aeróbico y umbral anaeróbico

Todos los runners sabemos de la importancia de una buena condición física para poder afrontar cualquier carrera con unas mínimas garantías de éxito. Para ello, el entrenamiento y la preparación son fundamentales. Los tipos de entrenamiento que podemos practicar son varios, pero podemos dividirlos, fundamentalmente, en dos tipos: los de umbral aeróbico y umbral anaeróbico. Conocer cada uno de ellos nos servirá para realizarlos con seguridad y eficacia.

tipos de entrenamiento running

Cuando comenzamos a entrenar, el músculo consigue toda su energía del oxígeno. Esto es lo que se conoce como metabolismo aeróbico. Sin embargo, llega un cierto momento en que el mecanismo aeróbico se satura y toda la energía que se sigue necesitando se obtiene del sistema anaeróbico y, concretamente, del ácido láctico. En ese momento, habremos pasado el umbral anaeróbico

Este dato se relaciona con el VO2, que es la capacidad aeróbica o la cantidad de oxígeno que el cuerpo puede absorber, transportar y consumir por unidad de tiempo determinado. En general, un corredor de nivel medio tendrá su umbral anaeróbico en un 70-80% de su VO2.

La mejor forma de entrenar es trabajando entre los dos umbrales. La finalidad siempre es conseguir retrasar, al máximo posible, el umbral anaeróbico; ya que, cuanto más aumentemos ese porcentaje, mayor será la resistencia y mejor será el rendimiento del deportista. Entrenar por encima del umbral anaeróbico, ocasionalmente, también será importante, puesto que mejorará la capacidad del músculo de manejar el ácido láctico y evitar la fatiga. Pero hacerlo de forma habitual no es recomendable ni aporta beneficios para el entrenamiento, al igual que tampoco sirve para quemar grasa ni perder peso.

La mejor forma de conocer nuestros umbrales es definirlos mediante una prueba de esfuerzo, supervisada por un cardiólogo, quien, con la ayuda de un pulsómetro, lo determinará. A partir de ella, podremos ir ajustando nuestro entrenamiento para conseguir mejorar progresivamente nuestra marca como corredores.

Pros y contras del entrenamiento en ayunas

Muchos corredores populares están convencidos de que correr por la mañana con el estomago vacío es la mejor estrategia para perder grasas. El entrenamiento en ayunas lo puso de moda Bill Phillips que defendía que para consumir grasas es más eficaz 20 minutos de ejercicio aeróbico a primera hora sin haber desayunado nada que una hora de ejercicio aeróbico después de comer.

Con este tipo de entrenamiento lo que perseguimos es que los hidratos de carbono almacenados en el hígado estén en un nivel muy bajo, por lo tanto el cuerpo tenga que recurrir a las grasas como fuente de energía.

Cabe recordar que las reservas de hidratos de carbono en el cuerpo son limitadas, su duración oscila entre 2 y 3 horas, mientras que las de grasas son ilimitadas

Una persona de unos 70 kilos correría media maratón con las calorías aportadas por los carbohidratos mientras que podría correr 40k con las aportadas por las grasas.

Algunos investigadores han observado que dietas altas en grasas y bajas en carbohidratos consiguen estimular la capacidad del músculo de utilizar las grasas como combustible, pero esta “adaptación a las grasas” no se traduce en un incremento en el rendimiento deportivo ya que el músculo disminuye su capacidad de utilizar el glucógeno muscular y por tanto disminuye su capacidad de trabajar a intensidades altas y adelanta la aparición de la fatiga (Bruke y col., 2000, Journal of Applied Physiology)

desyuno runner

Algunos de los inconvenientes de entrenar en ayunas son:

Existe la posibilidad de sufrir una hipoglucemia

Incapacidad para realizar entrenamientos muy intensos o a demasiada velocidad.

Existe un mayor riesgo de deshidratación

Podemos llegar a casa con sensación de mucha hambre y comer cosas poco saludables y en cantidades desproporcionadas.

Nosotros pensamos que es mejor tomar un desayuno bajo en grasas y con pocas calorías antes de salir a entrenar. Os recomendamos un vaso de zumo y una tostada por ejemplo. Una media hora antes. Son unas 150 kcal,  pero nos aseguramos de que el sistema nervioso central no pase “hambre” y evitemos bajadas de la glucemia sanguínea. Evitar productos grasos y proteicos, al ser su digestión mucha más lenta.

 Imagen destacada: running.es

 

Algunas manias y rituales de los corredores populares

A la hora de afrontar las carreras, los rituales de muchos corredores populares podrían compararse con los de los toreros antes de saltar al ruedo, lo que da para unas cuantas anécdotas de los corredores populares antes, durante y después de la carrera.

Los rituales empiezan horas antes, con la última ingesta, que debe ser a una hora y consumiendo unos alimentos determinados, siempre los mismos.

ropa técnica runningA medida que se acerca la hora de competir se multiplican los rituales, la misma equipación con la que se obtuvo tan buen tiempo en aquella carrera, los calcetines de color verde que me regalaron hace ya demasiado tiempo pero que son como mi amuleto, las zapatillas, primero siempre la derecha (o la izquierda) y con el nudo perfecto, hecho con mimo casi maternal.

Es hora de recoger el dorsal y el chip y hay que colocarlos siempre en idéntica posición y altura, usando el mismo número de imperdibles y siempre con la camiseta quitada.

Y llega la hora de la verdad, hay que colocarse para la salida, aquí las manías de los corredores populares se multiplican: colocarse siempre a la derecha porque en este lado hay menos tropezones, atarse a la muñeca el pañuelo de la novia o el calcetín del niño, santiguarse o pronunciar “a grito pelado” una arenga, y por supuesto, para los amantes de la música, tener preparado ese mp3 con la música de usar “solo en carreras”.

Comienza la carrera, y hay que empezar siempre con la misma pierna y recoger el avituallamiento por el mismo lado. Cuando por fin llega la línea de meta, pisarla con la zapatilla que lleva el chip.

Finalmente, las manías continúan después en casa: guardar el dorsal, lavar la ropa pero no los amuletos, y así hasta la próxima carrera, pero eso será otra historia parecida, o quizás no…